El 25 de enero de 1997 el fotógrafo José Luis Cabezas fue asesinado e incinerado en una cava en Pinamar.

"Todos los años, en cada aniversario del crimen, nos enteramos que las personas que fueron sentenciadas reciben determinados beneficios. Para esta fecha siempre tenemos malas noticias. Esta vez nos enteramos que Prellezo recibió una matrícula de abogado por parte del Colegio Público de la Capital Federal", dijo a Télam el periodista Gabriel Michi, compañero de Cabezas en laRevista Noticias.

A 22 años del crimen que conmovió al país, todos los condenados se encuentran eximidos de prisión y Gustavo Prellezo, el hombre que realizó los dos disparos que terminaron con su vida, se matriculó como abogado y está en condiciones de ejercer el derecho.

Ninguno de los ocho hombres condenados por matar a Cabezas está preso. Aníbal Luna fue el último en recuperar su libertad, después de cumplir durante dos años un período de salidas transitorias.

Gustavo Prellezo fue el autor material del crimen y la Justicia lo condenó en 2002 a prisión perpetua. Sin embargo, solo pasó tras las rejas 13 años. En 2017, fue beneficiado con la prisión domiciliaria y dos meses más tarde juró como abogado en Quilmes, carrera que había estudiado mientras estuvo en la cárcel.

Comentá y expresate