La portera del edificio de Corrientes y Bolívar, hallada sin vida en un departamento del primer piso, fue asesinada a golpes. Las dudas iniciales las despejó la autopsia y también el relevamiento del inmueble, donde había gran desorden y también faltantes de algunos objetos de valor de la víctima, lo que confirmaría que orientó la pesquisa hacia un homicidio en ocasión de robo.

Nada se sabe aún del autor del crimen. Los testimonios recabados en la causa que lleva adelante el fiscal Leandro Arévalo todavía no permitieron orientar la investigación hacia un sospechoso.Los movimientos del lugar solo pueden ser reconstruidos en base a quienes viven o merodean por allí con frecuencia, además de algunas evidencias. No hay cámaras de seguridad próximas que puedan sumar datos contundentes, al menos hasta el momento.

A Mirta Graciela Zabalegui, de 68 años, la golpearon con extrema violencia en el rostro. De la hemorragia que le provocaron las lesiones se generó la asfixia con sangre, que fue causal de muerte según los forenses.Así se confirma que fue el segundo asesinato cometido en la ciudad en menos de 24 horas. Antes, casi a medianoche del jueves, a Karina Fragoso la mataron de un balazo en la cabeza cuando caminaba por calle México, desde Garay hacia Castelli.

En ese caso sí una cámara de monitoreo de un domicilio particular logra advertir cuando la víctima pasa caminando y detrás apura el paso un individuo. Ambos se pierden de la escena y segundos después el sospechoso vuelve a pasar corriendo, en sentido contrario al que había llegado. Otra cámara, cuyos registros también fueron incorporados al expediente, permitiría divisar con algo más de detalle al supuesto homicida.

Detrás de ese rostro trabajan para definir la identidad y su posterior búsqueda y captura. En este caso, a diferencia del anterior, el móvil no está claro. El homicidio se cometió en cuestión de segundos y a la víctima se la encontró tendida en el piso y con todas sus pertenencias, entre ellas su teléfono celular.

Comentá y expresate