Una mujer quedó en prisión preventiva durante 120 días acusada del asesinato de su nieto de siete años, a quien confesó que mató a palazos porque no quiso comer. El hecho ocurrió en La Calera, Chile.

La mujer, de 54 años, le confesó a la Policía que “había ejecutado diferentes golpes con elementos contundentes de puño y puntapié a su nieto porque él no quería alimentarse”.

Según explicó el subcomisario de la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones, Gabriel Alarcón, la “situación que ofusca a esta mujer hace dos días” derivó en “una serie de golpes que generan que este menor comience con vómitos explosivos y sangramiento que generaron que fuese trasladado al hospital de La Calera”.

Mientras que la Fiscalía solicitó que se realizaran exámenes psicológicos a la mujer, el esposo declaró haber sido testigo de episodios de violencia contra su nieto. Además, la autopsia de la víctima arrojó “la destrucción de órganos importantes a nivel digestivo”.

Además, el subcomisario informó que "las declaraciones de vecinos indican que escuchaban gritos de violencia en el interior de este departamento”.

“Al revisar el cadáver de la víctima, se pudo constatar que presenta varias heridas contusas, varias de ellas importantes a nivel de su cabeza, como un corte en el cuero cabelludo, diferente equimosis a nivel de sus extremidades superiores, inferiores, espalda, abdomen, glúteos, lesiones que dan a entender que son atribuibles a terceras personas”, agregó.

Además, reveló: “Paralelamente se concurrió al domicilio del menor, donde se encontraron elementos contundentes, como el mango de un escobillón y un bate de madera que presentaban manchas rojizas que indicaría la presencia de sangre”.

Comentá y expresate