Un obrero de 61 años abusó a una nena de ocho años en la ciudad de Valparaíso, Chile. Ocurrió en la casa de la menor, donde el hombre realizaba refacciones. El agresor dijo que la niña lo "incitó" a cometer el delito. Un juez lo dejó en libertad porque no tenía antecedentes penales y le impuso una restricción de acercamiento.

El abuso tuvo lugar en una casa particular que tiene dos pisos. En el primer piso se encontraban los propietarios y su hija, y en el segundo se hacían las obras. La nena avisó a sus padres que iba a subir para ver televisión y jugar con su perro. Sin embargo, a los minutos bajó llorando y contó que el hombre le había tocado sus genitales y la amenazó para que no cuente lo que había pasado.

Según publicó el diario digital chileno Los Andes Online, la madre increpó al obrero, quien negó haber abusado a la nena. De todas formas, la familia llamó a los carabineros, quienes arrestaron al sospechoso.

El obrero reconoció el abuso ante las autoridades judiciales y agregó que lo hizo porque la menor lo "incitó" al "abrir sus piernas".

La niña fue llevada al Hospital San Juan de Dios, donde los médicos constataron lesiones en la zona vaginal.

Comentá y expresate