Una joven estaba entrenando los glúteos en el gimnasio cuando se dio cuenta de que un hombre la fotografió de espaldas.

La mujer estaba entrenando cuando un hombre se paró detrás de ella, sacó su celular y comenzó a sacar imágenes. Luego llamó a un amigo para, aparentemente, mostrárselas.

Esto molestó a la influencer que decidió confrontarlo y llamar al personal del lugar.

En el video que ella misma difundió en sus redes sociales para mostrar el acoso que sufrió, se la puede ver recostada sobre una de las máquinas frente al espejo, mientras un hombre con un pañuelo en la cara, que intenta ser un barbijo, saca su teléfono y se agacha para fotografiarla.

Embed

“Él negó haber tomado una foto, lo que me hizo sentir como una loca por pensarlo. No solo tomó una foto, sino que se la mostró claramente a su amigo”, aseguró la joven.

A su vez, dijo que le preguntó a la gente del lugar si alguien había visto la escena, pero que nadie le había dado una respuesta.

Una vez que se quejó con los encargados del lugar sobre la situación, aseguró, el hombre negó haber sacado fotografías de la influencer.

Sucedió en Pittsburgh, Pensilvania, Estados Unidos, cuando Julia, una influencer fitness grababa parte de su trabajo para su canal de YouTube.

Comentá y expresate