María Eugenia Suárez habló de un aborto que se realizó cuando estaba en pareja con Mario Arce, actual diputado nacional por Formosa que votará en contra de la interrupción voluntaria del embarazo. Según su relato, el actual legislador la obligó a interrumpir aquella gestación.

"La violencia que se ejerce antes, durante y después de abortar en esos lugares es increíble. Recuerdo tener miedo, mucho miedo. Después de salir de ese lugar, uno dice 'Salí viva, no sé qué consecuencias físicas puedo llegar a tener sobre mi cuerpo, pero estoy viva'". El hecho ocurrió a fines de 1997, cuando tuvo un embarazo no deseado y casi sin tener tiempo para pensar la situación, su pareja en ese momento consiguió el dinero y la clínica para poder abortar. Pasaron más de 20 años y nunca se había animado a denunciarlo.

"No hubo ni discusión sobre el tema, ni se habló. No había chance de cambiar su decisión. De un momento al otro, consiguió el dinero y el lugar, dentro del mismo ámbito universitario, y me llevó a abortar", contó la mujer. Suárez y Arce eran compañeros en la Universidad Nacional del Litoral, en Santa Fe.

La mujer recordó dónde queda la clínica y hasta el nombre del médico, pero prefirió no contar esos detalles y relató cómo vivió aquel día. "Me acuerdo el momento cuando el doctor me pega un bife para despertarme y escucho que tiran algo por el inodoro. Tuve que salir como podía de ese lugar y vi en esa misma clínica a cinco o seis personas esperando para abortar. Son recuerdos que no me voy a olvidar nunca en la vida, por eso uno llega a tener conclusiones con este tema", contó Suárez, quien tuvo una relación con Arce mientras estudiaban Derecho.

Eugenia tenía 18 años y vivía con su hermano mayor. El aborto, como dijo ella, fue "la frutilla del postre" de una relación marcada por la violencia.

2704060w740.jpg
Mario Arce
Mario Arce

"Fue una situación muy conflictiva, muy violenta, no solo el hecho concreto del aborto sino que toda la relación en sí. Por suerte pude tomar la decisión, a raíz de esa situación, de terminar esta relación violenta", sostuvo.

Suárez, quien todavía vive en Santa Fe y trabaja como artista plástica, repitió que no había sido fácil terminar la relación y que, incluso después del aborto y la violencia, Arce había insistido en seguir juntos diciéndole que "había cambiado". Nadie entendía qué había pasado porque no se animaba a contar lo que pasaba.

"En ese momento no podía decir las razones reales de por qué terminaba la relación, que para afuera era de una manera y en realidad adentro era diferente. Por suerte, llegué a la conclusión de que tenía que salir de ese vínculo porque si no la historia iba a tener otro final", relató.

La discusión del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo que será debatido por primera vez en el recinto de Diputados este miércoles fue lo que llevó a Suárez a contar lo que sufrió hace 20 años. No se animó a hacer la denuncia. Ni siquiera se lo contó a sus amigas. "Imaginate lo que era hacerse un aborto hace 20 años. Nadie sabía nada. Ahora me agrega gente con quien compartía cosas en en esa época para mostrarme su apoyo", indicó.

Comentá y expresate