A partir de las reiteradas causas tramitadas por la Fiscalía especializada en Delitos Económicos, a cargo de Javier Pizzo y David Bruna, sobre estafas telefónicas cometidas bajo la modalidad conocida como “cuento del tío”, junto a la Fiscalía General advirtieron a todos los ciudadanos, y en especial a los adultos mayores, sobre este delito.

Para su realización, el uso de telefonía móvil constituye una herramienta fundamental para que las organizaciones criminales alcancen sus fines, dado que para contactar a las víctimas emplean líneas de abonados tipo "prepaga".

La problemática resulta cada vez mayor debido a la vulnerabilidad de los datos personales (datos simples de identidad que pueden ser fácilmente encontrados en registros públicos) solicitados por parte de las empresas de telefonía móvil al momento de vender una línea, por lo que al procurar determinar las titularidades de los celulares desde las cuales se emitieron las comunicaciones para consumar los delitos, en casi todos los casos se constató que para mantener el anonimato los autores las habían registrado a nombre de personas que desconocen tales circunstancias.

Esto pone en evidencia que el proceso de validación de identidad implementado por las prestadoras de servicios de comunicaciones móviles en función de la normativa vigente y aprobado por la autoridad de aplicación, al menos en su mecánica no presencial o remota - mensajes de texto, portal web o sistema interactivo de voz- resulta fácilmente vulnerable para los grupos criminales y debe ser revisado.

Otro aspecto que el Ministerio Público Fiscal advierte es la situación de vulnerabilidad de los ciudadanos ante este tipo de delitos es la baja calidad de datos exigidos (datos básicos de fácil acceso) para el proceso de validación de cuentas bancarias y financieras digitales, por lo que resulta expuesta la posibilidad de sustitución de identidad de la víctima.

Se solicita a la comunidad tener la mayor precaución posible ante la mencionada situación, no entregar claves de cuentas a desconocidos y, a su vez, no atender comunicaciones en las que les requieran dinero (modalidad tradicional de este delito).

Desde la Fiscalía temática se viene trabajando constantemente de manera coordinada con personal de la DDI y el área de seguridad del Municipio y el COM.

Comentá y expresate