En septiembre del 2021, con el objetivo de diagnosticar el estado de los espacios verdes en la ciudad, un equipo interdisciplinario integrado por investigadoras de la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño de la Universidad Nacional de Mar del Plata quedó entre los 6 proyectos seleccionados en la convocatoria de la Fundación Bunge y Born.

Mediante un informe expusieron que “la urbanización rápida y acelerada de las ciudades intermedias, acentúa numerosos problemas sociales y ambientales preexistentes. Estos están agravados por la escasez de políticas de ordenamiento y gestión territorial”.

Desde el grupo propusieron la construcción y evaluación de un índice de sustentabilidad de la Infraestructura Verde Urbana para el área urbana y periurbana de Mar del Plata. Portal Universidad dialogó con la Arquitecta Clara Karis y la Licenciada en Gestión Ambiental Camila Mujica, integrantes del proyecto, sobre los resultados del informe.

Karis mencionó que “nos presentamos en la convocatoria porque ya veníamos trabajando con estos temas, habíamos hecho pruebas pilotos de los indicadores que luego implementamos y perfeccionamos”.

El objetivo fue construir y evaluar un índice de sustentabilidad de la infraestructura verde urbana, conformaron siete sub índices para evaluar los beneficios:

  • Diversidad en los espacios verdes de recreación
  • Estado de los espacios verdes de recreación
  • Situación de acceso
  • Áreas verdes en espacios verdes de recreación
  • Acceso a productos agroecológicos
  • Calidad de la vegetación
  • Potencial de refrigeración

Por su parte, Mujica afirmó que “los resultados son dos, por un lado los valores que nos dan estos subíndices para la ciudad de Mar del Plata que sirven para la gestión pública local y por otro lado, la metodología que puede ser replicable o escalable al contexto de cada localidad”.

Haciendo hincapié en estos resultados, “el índice permitió obtener un diagnóstico de la situación real de Mar del Plata, más allá de las cosas que uno puede imaginar previamente y si se confirmaron las diferencias más contrastantes se observan entre el área urbana y periurbana“, comentaron.

Durante el informe explicaron que la relación entre superficie verde pública y la cantidad de habitantes estimada en Mar del Plata y su periurbano es de 20,23m2 de superficie verde pública por habitante. Si bien se trata de un valor superior a los 9 o 10 m2 por habitante tomados como referencia por diversos sistemas de indicadores (por ejemplo, Agencia de Ecología Urbana de Barcelona, 2010; Ministerio de Desarrollo Urbano Buenos Aires, 2010), esta relación en los barrios del borde urbano y periurbano es muchas veces inferior.

Por lo tanto, se determinaron “ciertos contrastes al interior del área urbana, periurbana y sobre el corredor costero sur, evidenciándose valores muy altos en el área urbana central, intermedios en algunos radios tanto urbanos como periurbanos, y bajos en gran parte de los radios que integran el área periurbana”.

“En cuanto a la diversidad en los espacios verdes, se pudo constatar que los valores máximos se observan en el área central, en donde los usos de suelo en el perímetro, el mobiliario y las áreas funcionales al interior adquieren mayor relevancia”, explicaron en el informe.

En el caso del acceso a los productos agroecológicos a través de ferias verdes “el análisis de su distribución espacial permitió relevar mejores condiciones en el área urbana pero también en el sector periurbano sur sobre la zona costera”, afirmaron.

“El análisis realizado respecto a la calidad de vegetación, muestra que los valores más altos se encuentran ubicados en el área periurbana. Esto se asocia a barrios forestales con vegetación arbórea y cultivos intensivos y extensivos, por lo que la calidad de la vegetación puede variar en función de las especies forestales y los ciclos fenológicos de los cultivos implantados“, detallaron las integrantes.

Haciendo referencia al confort térmico, Mujica destacó que “se pudo modelar la isla de calor urbana de la ciudad. Es un dato anexo al índice de refrigeración y nos da una valor de intensidad entre la periferia de la ciudad y el centro de 2,8° de diferencia en la temperatura”. A lo que agregó que “la vegetación tiene un potencial para refrigerar en ese nivel y va variando en la ciudad, a diferencia del estado de la vegetación lo que importa mucho en este servicio son los grandes parques urbanos, porque tiene un potencial de hacer una sinergia con los demás espacios y multiplicar este beneficio”.

A partir de este proyecto, se está trabajando en articulación con la Secretaría de Obras y Planeamiento Urbano de la Municipalidad de General Pueyrredon y con el Ente Municipal de Servicios Urbanos para la definición conjunta de acciones, atendiendo a que el acceso a los espacios verdes es un derecho fundamental para la vida en las ciudades.

Fuente: Portal Universidad.

Comentá y expresate