El presidente electo Alberto Fernández evalúa sacar a los animales de los billetes y sumar nuevamente a los próceres y personalidades destacadas de la historia argentina.

En una entrevista con Página/12, a Fernández le preguntaron si pondría a Jorge Luis Borges o a Alejandra Pizarnik en un billete de cien pesos. Su respuesta fue contundente: "Sí, por qué no. Lo que no pondría es una ballena. Quién puede negar lo que es Borges, Cortázar, Sábato...".

El ex jefe de Gabinete K dijo que tiene otras prioridades, en obvia referencia a la economía, la deuda, el hambre, pero que evalúa hacer cambios. "Tengo algunas urgencias antes, pero me gustaría que en los billetes estén los próceres y los grandes hombres y mujeres de la Argentina. Lamento mucho que Evita haya desaparecido de los billetes, pero también lamento que desaparezcan Sarmiento, Belgrano, San Martín o Rosas".

A mediados de 2016, la conducción del Banco Central de la República Argentina (BCRA) inició la puesta en circulación de lo que consideró una nueva "familia" de billetes con imágenes de la fauna autóctona de todo el país.

El primero fue el de 500 pesos, de color verde, que lleva un yaguareté de la región noreste. Luego le siguieron el de $200 (ballena franca austral), el de $20 (guanaco de la estepa patagónica), el de $1000 (hornero, ave nacional), el de $50 (cóndor andino) y el de $100 (taruca), este último en reemplazo de las figuras más recientes de Eva Perón y las Islas Malvinas.

Cada papel moneda evoca en el anverso a un animal de las distintas regiones de la Argentina y en su reverso, a su hábitat natural. "Por medio de esta nueva familia de billetes, el Banco Central introduce una nueva forma de mirar los billetes y de concientizar sobre la preservación del medio ambiente celebrando la riqueza y diversidad de nuestro país", sostiene el BCRA en su sitio web.

Comentá y expresate