El Presidente Alberto Fernández convocó a gobernadores, empresarios y sindicalistas para que el ministro de Economía Martín Guzmán explique las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional.

En la reunión del próximo miércoles en la Casa Rosada, Fernández aprovechará la oportunidad para explicitar los cambios que prepara en su estrategia de negociación con el FMI que le pide un mayor esfuerzo fiscal a la Argentina para cerrar un nuevo acuerdo.

Las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional aún continúan empantanadas por la reticencia técnica y geopolítica de Estados Unidos, que exige un plan de ajuste económico y espera que Argentina mantenga una relación menos estrecha con las ambiciones de China en la región latinoamericana. Además, la Casa Blanca también desea que la diplomacia argentina se aleje de la agenda ideológica de algunos países, como Bolivia, Cuba, Nicaragua y Venezuela.

A pesar de que el presidente y el ministro de Economía mantienen diálogo constante con la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, y con el staff técnico del Fondo, las negociaciones aún no se acercan a los resultados que pretende el Gobierno.

image.png

El presidente estadounidense Joe Biden ordenó extrema cautela en el Fondo, algo que Alberto Fernández relacionó con el informe crítico del FMI que concluyó en que el crédito otorgado a las gestión de Mauricio Macri colaboró con la especulación financiera y la fuga de capitales. Ese préstamo fue articulado por el ex mandatario norteamericano, Donald Trump, que mantenía una estrecha relación con Macri y manipulaba al directorio del FMI con total libertad.

Alberto Fernández dijo a Guzmán que “Estados Unidos fue el único país del board del FMI que rechazó el informe de evaluación, y esa es una señal política a tener en cuenta”.

La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen pretende una fuerte reducción del déficit fiscal, y el Presidente no está dispuesto a conceder esa exigencia de la secretaria del Tesoro. “No voy a ajustar, no voy a achicar el déficit fiscal de una. Será un proceso que evite estrangular el crecimiento económico que tuvimos en 2021″, explicó anoche Alberto Fernández.

Según la información que circula en Washington DC, Biden ordenó a Yellen que siga de cerca la negociación de la Argentina y el FMI.Sin embargo, las críticas de la funcionaria al programa que Guzmán presenta al FMI cesarán cuando la Casa Blanca compruebe que el Presidente argentino no tiene una agenda diplomática que complique los intereses nacionales del gobierno de Estados Unidos.

La relación con China

Desde Washington miran con desconfianza las relaciones bilaterales entre Argentina y el régimen chino y la decisión del gobierno de Alberto Fernández de acercarse a Cuba, Venezuela y Nicaragua. El presidente argentino busca obtener la presidencia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC). “A nosotros nos sirve la CELAC, nos da proyección regional”, comentó el jefe de Estado en la intimidad del poder.

image.png

Pero Biden no dejará a Alberto Fernández si Argentina cambia su agenda geopolítica y acepta un programa económico de corto plazo y bajo déficit fiscal, apuntando a un plan de cuatro años como tope y que el déficit no pase de 2.5 puntos del PBI en 2022.

Después de las gestiones y políticas de Alberto Fernández para reestructurar la deuda con el FMI que fueron expuestas en el G20 en Roma, que incluyen la eliminación de sobrecargos y la creación de un Fondo de Resiliencia, aún no hay acuerdos considerables entre las partes y si finalmente hay acuerdo, será mínimo y con el único objetivo de evitar un default en marzo.

“Estamos en el inicio de un proceso. La negociación con el Fondo tendrá sus etapas. No creo en la épica de decir que le ganamos al FMI. Vamos a ir cerrando capítulos con dos convicciones: no quiero un ajuste económico y voy a honrar una deuda que contrajo otro presidente. Esa es mi estrategia de negociación”,dijo Alberto Fernández.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate