El Presidente Alberto Fernández le pidió la renuncia al ministro de Salud, Ginés González García, después de las declaraciones del periodista Horacio Verbitsky, quien contó que se vacunó de forma "personal" por gestiones de su "viejo amigo" González García.

El jefe de Estado informó este jueves a su ministro la decisión tras las declaraciones radiales de Verbitsky esta mañana en El Destape Radio. Según informaron fuentes oficiales, la solicitud se oficializó a través de la Jefatura de Gabinete.

La principal candidata a suceder a González García es la actual secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, pero oficialmente no han trascendido nombres sobre el reemplazo que habrá en la conducción del ministerio.

El escándalo se desató por las declaraciones que hizo el periodista en su propio programa de radio, donde contó con detalle la gestión "personal" que le hizo su "viejo amigo" González García para poder acceder a la Sputnik V.

Embed

“Decidí vacunarme. Me puse a averiguar dónde hacerlo, llamé a mi viejo amigo Ginés González García –a quien conozco de mucho antes que fuera ministro– y me dijo que tenía que ir al Hospital Posadas”, contó, según lo que reconstruyó Infobae.

En el mismo relato, reveló: “El Hospital Posadas está en Palomar, creo que es partido de Morón, pero el barrio es Palomar y está ahí nomás de la villa Carlos Gardel. Y cuando estaba por ir recibí un mensaje del secretario de Ginés que me dijo que iba a venir un equipo de vacunadores del Posadas al Ministerio y que fuera a darme la vacuna”.

Así fue entonces que Verbitsky no debió viajar a la zona oeste del Conurbano. Solo se acercó hasta la 9 de Julio y Moreno, en pleno centro de la Ciudad de Buenos Aires. “Fui al Ministerio, estaba el equipo de vacunadores allí y yo además tengo una relación fraternal con los trabajadores del Posadas”, destacó.

El periodista también contó que ese día se enteró de algo que calificó como “muy gracioso”. “Estando allí me entero que también iba a venir a vacunarse José Antonio Aranda, número dos de Clarín. También se había comunicado con el ministerio para averiguar dónde se podía vacunar. Pero que no iba a venir ayer porque había planteado que no quería la vacuna rusa sino la inglesa”, describió.

Y continuó: “Quería la vacuna de Oxford AstraZeneca, entonces él iba a ir el lunes porque recién están llegando las dosis. Me imaginaba la posibilidad de tener un encuentro en el vacunatorio. Me causaba mucha gracia. Esto demuestra que la vacuna y el virus, sobre todo, no le hacen asco a nada. Le da lo mismo un subversivo como yo que un conchudo como él”, concluyó.

En tanto, Aranda -a través del Diario Clarín- dijo que no mantuvo comunicación con autoridades del ministerio y que se inscribirá para recibir su vacuna "cuando le corresponda".

Horas más tarde, desde la dirección de la radio El Destape comunicaron que Verbitsky ya no formará parte de su staff ni continuará con sus columnas.

Embed

"Es una inmoralidad que con 50 mil muertos haya vacunados VIP. Es inmoral quien lo autorizó y quien se vacunó. Aquí no hay inocentes. Y alguna opereta atrás seguro habrá. Le hice saber a Verbitsky que ya no seguirá con sus columnas", dijo Roberto Navarro, directo de la emisora.

Comentá y expresate