Ya se sabe: el terreno de la política argentina es arena movediza. La definición de cada facción llega a fuerza de internas y quiebres: el Frente de Todos, atado con alambres, mira con cada vez más necesidades las elecciones del 2023. No sólo a nivel nacional, sino pensando ya en los comicios provinciales. Por eso, como era esperable, las elecciones a gobernador en muchas provincias se adelantarán a las nacionales el año que viene, algo a lo que Alberto Fernández parece ya estar resignado.

Muchos gobernadores están decididos a salvar sus proyectos adelantando las elecciones en sus jurisdicciones. Pero hay una provincia que Fernández mira con recelo: la Provincia de Buenos Aires. Adelantar los comicios en la jurisdicción gobernada por Axel Kicillof podría poner en peligro el plan de continuidad del presidente.

Las estrategias para renovar la estadía en el Poder Ejecutivo de cada provincia de los gobernadores parecen implicar un camino separado de la búsqueda presidencial, a la que Alberto Fernández dijo que aspirará. Algunos mandatarios locales que deslizaron esta posibilidad fueron Osvaldo Jaldo, de Tucumán, Raúl Jalil, de Catamarca y Gildo Insfrán, de Formosa. Además, Salta y San Juan ya hicieron lo necesario para eliminar las PASO en las elecciones provinciales.

A pesar del malestar que esta iniciativa generó en la Casa Rosada, se ven obligados a aceptarla, ya que según dijo un colaborador presidencial citado por Infobae"todo gobernador y/o intendente, por lógica, va a hacer todo lo que pueda para ganar". "Cuando llegue el momento, le van a decir a Alberto: 'Te traemos 17,18 victorias, no es que nos estamos despegando'. Y todos los que puedan van a desdoblar", añadió.

image.png
Alberto Fernández quiere evitar que la Provincia de Buenos Aires adelante sus elecciones.

Alberto Fernández quiere evitar que la Provincia de Buenos Aires adelante sus elecciones.

Tema aparte: la Provincia de Buenos Aires

Aunque el Gobierno no tiene otro camino que permitir este desdoblamiento electoral, quiere evitar que la Provincia de Buenos Aires se adhiera; pero algunos señalan que carece de elementos para detenerla.

El argumento es que la falta de mano dura frente a los críticos dentro de su propia coalición le es perjudicial a Alberto Fernández. "Si no le corta los fondos a la provincia de Buenos Aires a pesar de que dos ministros de ese gobierno (Sergio Berni y Andrés Larroque) le pegan más que los macristas de la Ciudad, ¿qué podría hacer para someter a los gobernadores a atarse a la elección presidencial?", dijo uno de los colaboradores bonaerenses para Fernández, según citó Infobae.

En el distrito bonaerense ya existe un proyecto, presentado por el senador opositor, Joaquín De la Torre, que plantea que “las elecciones primarias y generales a cargos públicos electivos no puedan realizarse de manera simultánea con las nacionales para Presidente y Vice, y/o Parlamentarios del MERCOSUR y/o Senadores Nacionales y/o Diputados Nacionales y/o Convencionales Constituyentes”.

https://twitter.com/delatorrej/status/1521243547025829888

"El objetivo principal es que los candidatos a gobernador no queden escondidos detrás de una lista sábana", argumentó el legislador.

Las posibilidades de Axel Kicillof

La provincia de Buenos Aires, siempre clave para los candidatos peronistas, podría significar una pérdida grande para Alberto Fernández si se desdobla. Aunque aseguran que desde el Ejecutivo van a tomar cartas en el asunto, aún no hubo una postura declarada de parte de los mayores representantes del distrito: el gobernador, Axel Kicillof y Máximo Kirchner, jefe del PJ local.

Además, las complicaciones que podría presentarle al gobernador la burocracia política necesaria para separarse de la carrera electoral nacional podría ser suficiente motivo para que desista de esa posibilidad.

image.png

Sin dejar lugar a ingenuidades, otros miembros del Gobierno y analistas políticos también señalaron que, ante la chance de que Cristina Fernández de Kirchner se presente como candidata presidencial en 2023, a Axel Kicillof no le sería conveniente tener una elección desdoblada, sino que querría que en su boleta esté presente la actual vicepresidenta; no sólo por convicción política, sino porque le facilitaría el camino a la reelección provincial.

De todas formas, cabe hacer una salvedad: si bien la parte kirchnerista del oficialismo no se pronunció a favor del desdoblamiento, tampoco se opusieron públicamente. Por eso las especulaciones se mantienen vivas.

Comentá y expresate