El precandidato presidencial por Unidad Ciudadana, Alberto Fernández, permanece en estado de observación en el Sanatorio Otamendi, de la ciudad de Buenos Aires.

Tras algunos trascendidos que indicaban que estaba afectado por un tipo de herpes denominado comúnmente "culebrilla", Fernández desmintió la afección por Twitter e informó que decidió ir al médico por una tos persistente.

Embed

Asimismo, en declaraciones a C5N, Fernández explicó que "no quiero generar especulaciones con mi salud, por eso prefiero hablar y que no haya un informe escrito, para evitar especulaciones y que todos estemos tranquilos. El jueves seguro estaré a full en la campaña".

Consultado sobre posibles antecedentes de esa dolencia, el ex jefe de Gabinete explicó: "Hace muchos años tuve un problema con un coágulo en el pulmón y como ahora era una tos muy persistente, decidí hacer eso. Gracias a Dios no fumo".

Comentá y expresate