Demasiado bueno había sido el arranque para Aldosivi, que antes del primer minuto de juego ya se había puesto en ventaja. No pudo sostener la diferencia y cayó 2 a 1 en Córdoba, ante Talleres. Un resultado que marcó justicia por lo que se vio en el campo de juego.

El equipo marplatense llegaba con el impulso de su goleada como local ante Atlético Tucumán y la racha pareció encontrar continuidad en el estadio Mario Alberto Kempes, donde Nazareno Solís aprovechó un grosero error de los defensores cordobeses para abrir el marcador. Iban 37 segundos de juego.

El oportunismo del delantero y la distracción de la última línea de Talleres habían generado este inesperado arranque. Con el correr de los minutos, el local demostró que tiene potencial y capacidad para lastimar al rival. Así lo había hecho una semana antes, en el Monumental, donde le ganó a River.

aldosivi talleres 2.jpeg

Aldosivi todavía exhibe graves problemas de funcionamiento, en particular en su última línea, que volvió a pecar por desatención. Nahuel Bustos encontró a los centrales mal parados y enfrentó a Pocrnjic, a quien venció con un disparo suave y por encima del cuerpo del arquero.

La situación se volvería a repetir a ocho del final de la primera etapa, cuando Enzo Díaz desbordó por la izquierda y lanzó un centro que conectó Jonathan Menéndez, cómodo entre tres defensores de Aldosivi.

aldosivi talleres 3.jpeg

Lejos de recomponer su funcionamiento, el equipo de Gustavo Álvarez tuvo un muy flojo segundo tiempo. Le costó muchísimo armar juego y más todavía generar situaciones claras, al menos con asistencia a sus delanteros. Apenas una oportunidad que Verón desperdició.

Talleres supo controlar la situación y se acomodó al rol que mejor le sienta, que es el de esperar atrás a su rival y buscar la oportunidad del contragolpe. Así llegaron los dos primeros goles y así pudo haber convertido otros dos en la segunda mitad, primero a través de Menéndez y luego de Fragapane.

Aldosivi acumula tres derrotas en cinco partidos. Continúa con cuatro puntos, producto de un empate y una victoria. Los malos resultados empiezan a pesar en la urgencia de sumar para escaparle al riesgo del descenso. Su próximo desafío será en Mar del Plata, por la sexta fecha, cuando reciba a Patronato.

Comentá y expresate