Al menos 20 personas fallecidas y 70 desaparecidos se registran hasta el momento por las fuertes inundaciones en el oeste de Alemania. La catástrofe también afectó a Bélgica, Luxemburgo y Países Bajos.

Las fuertes lluvias en el norte de Europa desencadenaron fuertes consecuencias, principalmente en Alemania, provocando derrumbes e inundaciones.

Malu Dreyer, la Primera Ministra del estado de Renania-Palatinado catalogó los acontecimientos como “inundaciones de dimensiones catastróficas”. El estado que gobierna Dreyer es uno de los más afectados.

El agua alcanza una altura de 40 cm y, arrasando con casas y vehículos, obligó a miles de personas a evacuar ante la emergencia.

En Países Bajos se ha emitido una alerta roja debido al pronóstico meteorológico, que prevé que se produzcan graves inundaciones por la crecida del río Roer, que se espera que alcance el nivel de agua más alto jamás medido.

En Bélgica también se realizaron evacuaciones preventivas y se ha emitido un código rojo en varias zonas del país por las consecuencias pronosticadas.

Se espera que las fuertes lluvias en esta zona de Europa continúen hasta el viernes.

Mientras las tormentas y las inundaciones azotan a esta parte de Europa, en otros países como España, Portugal y los países nórdicos se está sufriendo una ola de calor histórica alcanzando las temperaturas más altas en muchos años.

Comentá y expresate