Italia, España y Francia están cerca de poner en marcha el uso obligatorio del certificado de vacunas para actividades de ocio y turismo. Esta medida tiene el fin de evitar y controlar nuevos brotes.

Los rebrotes provocados por la circulación de la variante Delta en numerosos países generan alerta en las autoridades, a pesar de que en muchos casos las campañas de vacunación están considerablemente avanzadas.

Los brotes de la variante Delta más preocupantes se dan principalmente en la población no vacunada, como sucede en Estados Unidos y en algunos países de la Unión Europea.

Por estos motivos, la obligatoriedad del certificado sanitario para realizar determinadas actividades sociales es inminente en algunas naciones.

De esta manera, para poder retomar actividades que impliquen aglomeraciones de personas, como ir a un restaurante, un concierto o un evento deportivo, se requerirá tener el esquema completo de la vacunación y presentar el certificado sanitario.

La estrategia persigue el objetivo de fomentar la vacunación entre el máximo de personas posibles en menor tiempo.

Sin embargo, estas medidas han generado altos niveles de polémica y muchas personas se han manifestado en contra de lo que consideran una “violación a sus derechos”.

Varios países tienen previsto dar inicio a estas medidas a partir de la primera semana de agosto, aunque aún no lleguen al 70% de la población vacunada con el esquema completo.

En Francia, donde se registraron las protestas con mayor convocatoria, los diputados aprobaron este viernes en la Asamblea Nacional la extensión del uso del certificado sanitario a actividades cotidianas.

El sábado pasado, se registraron unas 136 protestas en las calles de Francia, a las que asistieron unas 120.000 personas para manifestarse contra la obligatoriedad de la vacuna y del certificado sanitario.

En un principio estaba previsto el uso del certificado en eventos con un aforo mayor a 1.000 personas, pero si se aprueba su extensión estará vigente para acceder a bares, restaurantes, hospitales y medios de transporte.

En Italia, la obligatoriedad del pase sanitario entrará en vigencia el 5 de agosto.

"Queremos evitar que un crecimiento de los contagios derive en nuevos cierres y el instrumento que tenemos es la vacuna. Por eso el mensaje es vacunarse, vacunarse, vacunarse", dijo el ministro de Sanidad italiano, Roberto Speranza.

En España también se ha generado polémica, ya que en algunas regiones se implementó el uso del certificado para ingresar a bares y restaurantes.

En el resto de Europa otros países como Greciao Portugalya llevan varias semanas de implementación y en Bélgicatambién se tiene pensado introducir el pase a partir de mediados de agosto.

Comentá y expresate