Amado Boudou quedó en libertad este miércoles por la tarde, luego de formalizar el pago de un millón de pesos en concepto de fianza. El ex vicepresidente salió á las 19,20 del penal de Ezeiza, donde permaneció encarcelado durante los últimos cuatros meses.

Boudou se retiró del complejo penitenciario a bordo de un automóvil Peugeot de color blanco, pero se detuvo detuvo para hablar con los periodistas lo esperaban: "En lo personal siento alegría pero a la vez no puedo porque hay presos políticos, hay un abuso de la prisión preventiva".

"Voy a seguir defendiendo mi inocencia", aseguró tras prometer que no va a abandonar la lucha por los "compañeros" que siguen encarcelados.

La emoción lo superó cuando -en diálogo con Víctor Hugo Morales por C5N– fue consultado sobre cómo va a pasar la Navidad: "Con mis dos niños y con mi mujer", alcanzó a responder con la voz entrecortada y sin poder contener las lágrimas. Luego se retiró rumbo a su domicilio.

Condenado a cumplir una condena de cinco años y 10 meses de prisión por el caso Ciccone, Boudou tiene prohibido salir del país y tendrá que usar una tobillera electrónica con GPS: no podrá alejarse más allá de 100 kilómetros a la redonda de su casa, según la resolución del Tribunal Oral Federal 4.

Las juezas María Gabriela López Iñíguez y Adriana Palliotti beneficiaron al ex funcionario con la excarcelación, al considerar que no hay riesgo de fuga. Distinto fue el fallo de Néstor Costabel, quien se opuso a la liberación.

Comentá y expresate