"Si sos médico, enfermero, farmacéutica o te dedicás a la salud, andate del edificio porque nos vas a contagiar a todos hdp". Fernando Gaitán, un farmacéutico de 34 años, se encontró con este mensaje mensaje pegado en el ascensor de su edificio, en el barrio porteño de Villa Crespo.

"Me indignó mucho, porque yo salgo todos los días y expongo mi vida y la de los que viven conmigo, y la verdad que no es nada grato porque mi salud vale como la de cualquier otro", dijo Gaitán.

papel.jpg

El farmacéutico calificó la actitud de sus vecinos como "discriminatoria, cobarde e infundada", ya que sostuvo que en ningún momento de su rutina entra en contacto directo con ellos. "No estoy casi nunca en mi casa, no es que ando paseando por los pasillos de todos los pisos", aseguró. "Creo que si estas personas saben que tanto yo como otros vecinos del edifico trabajamos en la salud, podés venir y hablar conmigoy te doy las pautas de cómo cuidarte", agregó.

Además, dijo que ante el tono intimidatorio del mensaje decidió denunciar el hecho ante una fiscalía, y luego volvió a lamentar haberse encontrado con él. "Lo primero que hice fue llorar, porque estamos súper aislados. No podemos abrazar a nadie y nadie te puede consolar. Es terrible lo que tenemos que pasar", expresó.

Caso.jpg

Por ese motivo, contó que publicó lo ocurrido en las redes sociales para así generar conciencia y dar difusión a otros casos similares. "Esta es la otra cara de la sociedad. ¿Pensarán que a mí me gusta trabajar en esta situación?", preguntó.

Los profesionales de la salud son destacados por la mayoría como “héroes anónimos”. Por eso, todos los días a las 21 la gente sale a los balcones a aplaudirlos. Pero también son vistos por algunos como posibles propaladores de la enfermedad. Y por este motivo, comenzaron a conocerse historias de escraches a estos profesionales como el caso de Gaitán.

“Fue como una puñalada. Una actitud cobarde.Lloré por la bronca que sentí. Por eso decidí que tenía que ir un poco más allá, que con la denuncia en redes sociales no alcanzaba. Además hay tanta información dando vueltas, tantas mentiras, que busqué que mi denuncia no se perdiera como si fuera una fake news”, dijo Gaitán.

"Quizás hubiera sido más fácil golpear la puerta de los vecinos que estamos vinculados hoy a esta situación y preguntar, informarse y compartir las dudas. Todos estamos atravesando momentos difíciles, pero eso no justifica el escrache".

Comentá y expresate