Otro misterio ha sido develado de cara a la finalísima de la Libertadores. Andrés Cunha será el árbitro el 24 de noviembre en el Monumental, este uruguayo que sin dudas dirigirá el partido más importante de su carrera.

El antecedente más cercano lo tiene con River, ya que pitó la revancha con Gremio en Porto Alegre, ese triunfo sobre el final del equipo de Gallardo con el penal que el juez dio luego de una advertencia del VAR por la mano de Bressan ante el remate de Scocco que (casi) nadie había visto (el Pity Martínez convirtió el penal decisivo).

A Boca, en tanto, lo arbitró en Belo Horizonte, en el 1-1 del equipo de Guillermo Barros Schelotto que le dio acceso a las semifinales. Aquella noche, en el segundo tiempo, expulsó al brasileño Dedé.

A River le traía muy malos recuerdos después de ser en encargado del VAR en aquella semifinal del año pasado ante Lanús. Y antes del 2-1 a Gremio, lo había dirigido en el 0-0 con Flamengo en la fase de grupos en el Monumental. Previamente, lo había pitado en el 2-0 a Guaraní en Paraguay por los 16avos de la Copa 2017, en un 1-2 con San Pablo por la 16 y en un 0-1 con Huracán en la Sudamericana 15.

Con Cunha, Boca siempre empató 1-1. Además de Cruzeiro, igualó con Palmeiras en la fase de grupos de esta Copa y frente al Bolívar, en La Paz, en el 2016.

Fuente: Olé.

Comentá y expresate