El presidente de Boca, Daniel Angelici, endureció su postura después del “pacto de caballeros” firmado el último sábado con el titular de River, Rodolfo D’Onofrio, y señaló este domingo que “los partidos se ganan en la cancha pero debo aferrarme al estatuto”.

Boca exige la aplicación del artículo 18 del reglamento de la Conmebol, que prevé distintas sanciones y hasta incluye la posibilidad de castigar a River y coronar al “Xeneize” como campeón de la Copa Libertadores.

“Soy de los que piensan que los partidos se ganan y se pierden en la cancha. Pero también tengo una responsabilidad como presidente del club y tengo que aferrarme a los estatutos. Hay una comisión que es autónoma a la Conmebol y tiene que revisar el expediente. El martes nos han convocado a una reunión, pero voy a decir lo que dije ahora, que lean el expediente que tiene 15 fojas y que nos den una respuesta formal. Después veremos”, dijo Angelici en conferencia de prensa.

Sobre el pacto firmado con D’Onofrio y la Conmebol, Angelici expresó: “Cuando doy la palabra cumplo, porque tengo una forma de ser. Firmé que se podía jugar hoy pero en igualdad de condiciones. Además, cuando leí que fue una piedra nada más me pareció hasta gracioso. Pero también pensé en la gente que había que evacuar con tranquilidad. A la noche me reuní con los dirigentes, con los abogados del club y les pedí que me traigan un borrador a las diez de la mañana. Después estuve trabajando personalmente en él. Mandé la presentación vía email y también lo llevé en mano al hotel donde están los dirigentes de la Conmebol, lo entregué e hice firmar una copia”, explicó Angelici, quien enseguida agregó lo que a su entender siente la gente de Boca: “Nosotros nos debemos al hincha de Boca, que tiene de manera reciente muchas cosas que han pasado”.

Unos minutos antes, fue Guillermo Barros Schelotto el primero que habló. Y el Mellizo remarcó todo el tiempo que su equipo estaba en desventaja para jugar este domingo. “Debo decir que lo que pasó no es lo que se vive previamente a una final lo que nos tocó vivir. Claramente estábamos en desventaja ayer, en desventaja deportiva hoy. Lo mejor para Boca era no jugar porque no estábamos en las mismas condiciones que River. Las 24 horas que hemos vivido no tienen que ver con la fiesta de una final de Libertadores”, relató el entrenador de Boca.

Además, Guillermo remarcó que todo el año trabajaron con el objetivo de ganar la Copa y que la exigencia y concentración que les pide a sus jugadores es imposible llevarla a cabo en estas condiciones. Y evitó repetir lo que sucedió. “Está en los videos. No es necesario que yo lo cuente. Todos saben lo feo que nos tocó vivir en el micro y en el vestuario”. Y también remarcó que hay una parte legal. “Por lo administrativo, es el presidente quién tiene que hablar. Pera para jugar una final tenemos que estar los dos en las mismas condiciones”.

Comentá y expresate