Nicolás Russo informó esta tarde que “el fútbol argentino vuelve a Fase 1” a raíz de la exponencial suba de contagiados de coronavirus en el país. “Es imposible parar el campeonato o suspender partidos, porque no hay fechas”, afirmó el presidente de Lanús y vocal de AFA.

El dirigente también justificó la continuidad de la competencia y destacó que “se atravesó un año que desde lo económico golpeó a todos”. Además, agregó: “Estamos en un momento muy difícil y todos tenemos que aportar. Por eso volvemos a tomar los recaudos que teníamos el 10 de agosto”.

Las medidas más importantes tienen que ver con que los jugadores viajarán a los entrenamientos en sus autos particulares y no se bañarán en los predios. Además, es probable que vuelvan las prácticas en grupos separados y también se eliminarían las concentraciones en el día previo al partido.

Con respecto a los allegados en las canchas, se reducirá la cantidad de personas autorizadas a ingresar a los estadios. “Nadie puede estar con un revolver atrás de cada club o dirigente”, manifestó sin vueltas Russo sobre el comportamiento de todos los que integran el mundo del fútbol.

Comentá y expresate