La causa de las escuchas ilegales por la que estuvo procesado el presidente Mauricio Macri acaba de quedar en la nada. Así lo resolvió ayer la Cámara Federal de Casación Penal, al hacer lugar a un recurso de Jorge "Fino" Palacios, el ex jefe de la Policía Metropolitana. En la mira fue puesta la decisión del ex juez Norberto Oyarbide, que impulsó la causa sin que hubiera un pedido de los afectados directos de esas escuchas judiciales.

La decisión de Sala III de Casación llega cuando la investigación ya estaba terminada y tenía fecha de juicio oral para el año próximo. El fallo, firmado por los jueces Carlos Mahiques, Liliana Catucci y Eduardo Rafael Riggi, dispuso la nulidad de todo lo actuado desde el día uno de la causa.

"Quedó así desvirtuado al menos en lo que a las intervenciones telefónicas se refiere un expediente que a la hora de actual se puede decir armado en derredor de una acción privada desdibujada durante largos años como de acción pública. Así es que en el Juzgado Federal 7, por entonces el doctor Oyarbide le atribuyó a Jorge Alberto Palacios formar parte de una estructura criminal vinculada la interceptación ilegal de líneas telefónicas que no se pudo probar", señalaron fuentes judiciales con acceso a la resolución. Y apuntó directamente a Macri por su vinculación con Palacios.

Macri y Palacios se conocen desde hace tiempo. Cuando Macri fue presidente de Boca Juniors, llevó a Palacios como jefe de seguridad.

Y cuando Macri fue jefe Gobierno de la Ciudad y quiso crear la Policía de la Ciudad, Palacios se convirtió en el elegido para encabezarla.

Pero en 2009, cuando la causa de escuchas ya había comenzado y ante un inminente procesamiento, Palacios renunció a la Policía de la Ciudad. Luego, estuvo preso. Fue detenido en noviembre de 2009 y liberado en diciembre de 2010 junto al espía Ciro James, quien también había sido detenido.

"Fui víctima de una causa armada desde la política y es falso que había una red de escuchas vinculadas a mí", había dicho Macri en 2014. Sobre el expediente siempre pesaron sospechas de la actuación de servicios de inteligencia, gente de la política e integrantes del Poder Judicial en su impulso.

¿Por qué Casación decidió cerrar la causa? Porque los jueces advirtieron que todo el proceso resultó viciado a raíz de que el juez federal intervino en un primer momento de oficio (Oyarbide) en un delito de acción privada, que solo puede recibir impulso del afectado. "Quedó en evidencia así una franca violación a las normas del Código Penal y el Código Procesal Penal", se sostuvo.

El fallo de Casación fue durísimo con el desplazado Oyarbide. Pero, sin nombrarlo, puso en la mira la actuación del fallecido fiscal Alberto Nisman, que también intervino.

Comentá y expresate