El niño de apenas tres años que se fue de su casa en San Francisco Solano y era buscado intensamente por efectivos de la policía bonaerense desde la tarde del miércoles, fue hallado en la casa de un hombre que lo encontró en la calle.

La madre del pequeño lo dejó al cuidado de un adolescente de 16 años para ir al gimnasio. El menor de edad le mandó un mensaje diciéndole que Kimey había desaparecido.

Una cámara de seguridad lo filmó instantes después de salir de su casa y más tarde, a las 19, junto a un hombre. Según trascendió, el adolescente se distrajo jugando a la play y el niño se fue de la casa.

La Policía Bonaerense detuvo a un hombre que estaba con él al encontrarlo. El expediente está en manos de la UFI Nº1 de Quilmes.

Comentá y expresate