El ministro de Defensa, Oscar Aguad, realizó una visita sorpresiva a la Base Naval de Puerto Belgrano. De esta manera, obligó a un cambio de agenda de buena parte de la plana mayor de la Armada, que desplazó al principal asentamiento naval del país, al actual jefe de Estado Mayor (interino) José Luis Villán y varios jefes militares.

Aguad requirió a los marinos precisiones sobre las tareas de búsqueda que en la actualidad se están realizando exclusivamente a cargo de unidades de la Armada. A bordo del destructor ARA La Argentina fue informado por la tripulación de las tareas que hasta hace pocos días se cumplieron desde esa embarcación militar.

El ministro aprovechó la visita para inspeccionar el avance de las obras de reparación de otro de los destructores abocados a las tareas de búsqueda, el Almirante Brown, que se encuentra en tareas de alistamiento en el dique seco que funciona dentro de la base naval. Ya en la vecina base aeronaval Comandante Espora, reafirmó la pronta incorporación a la aviación naval de al menos 5 aviones Súper Etendard, con miras a reforzar la seguridad aérea durante la cumbre del G20.

La visita se realizó después de que la comisión evaluadora a cargo de seleccionar a la empresa ganadora de la contratación internacional convocada para continuar con la búsqueda del submarino recomendara adjudicar la tarea a la firma española Igeotest. El dictamen de evaluación dejó perfectamente aclarado que la decisión se toma luego de atender las recomendaciones que un comité de oficiales navales seleccionados por el propio Villán aconsejara en tal sentido.

A la firma ganadora de la compulsa le fue adjudicado solo uno de los renglones que conformaban el pliego licitatorio y que corresponde a la provisión y operación del vehículo autónomo submarino (AUV). El Estado nacional, por su parte, aportará el buque madre en el que se transportarán tanto los técnicos como el propio AUV. La nave seleccionada es el buque científico Austral propiedad del CONICET, pero tripulado náuticamente por personal militar. En este sentido las querellas han anticipado a Infobae que solicitarán que se proceda al cambio de toda o parte de la tripulación por marinos civiles o prefectos, a efectos de garantizar la transparencia en las operaciones de búsqueda.

No obstante la querella, que tiene como principal cara visible a la abogada Valeria Carreras, ha presentado dos impugnaciones que, si bien no prosperarían, desembocarían en una ya anunciada presentación de un recurso de amparo judicial que –de ser admitido- suspendería el acto formal de adjudicación.

Fuente: Infobae.

Comentá y expresate