La Armada Argentina desmintió las acusaciones que realizó Jésica Gopar, esposa de Fernando Santilli, uno de los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan, en un video que se viralizó en las redes sociales. La mujer denunció “abandono” por parte del Estado y las Fuerzas Armadas.

Según informó el organismo dependiente del Ministerio de Defensa, las familias de los tripulantes del submarino reciben “apoyo, contención, asistencia económica y psicológica, para poder seguir adelante con el mantenimiento de sus necesidades básicas y afrontar la pérdida de sus seres queridos”.

Por otro lado, señaló que “particularmente la esposa del cabo principal Santilli decidió mudarse a Necochea, para lo cual percibió 71.256 pesos y se le brindó sin cargo el servicio de una empresa de mudanza”.

“Además cobra los haberes de su marido, un total de 27.918 pesos (según los recibos de enero, febrero y marzo)”, indicó el comunicado oficial y agregó que “a raíz de un informe de la Armada sobre la precaria condición habitacional de esa familia, trabajadores del Ministerio de Desarrollo Social visitaron su domicilio y le otorgaron una ayuda económica para que pueda llevar adelante refacciones y mejoras”.

La Armada indicó que en paralelo, “se le gestiona otra ayuda para la compra de materiales, que se le otorgará una vez que presente la lista de los elementos que necesita”. “La señora se encontraba bajo tratamiento psicológico y al mudarse a la ciudad de Necochea, la Armada gestionó que pudiese continuar su tratamiento sin cargo alguno”, agregó.

Comentá y expresate