La empresa estadounidense Ocean Infinity, encargada de buscar al ARA San Juan, descartó dos nuevos puntos de interés (19 y 20), en el marco del operativo para dar con el submarino. Ahora, el rastrillaje se trasladó a otra área, más al sur de donde se lo buscó en los últimos 45 días.

El lunes por la noche uno de los ROV del buque Seabed Constructor descendió a 911 metros de profundidad al norte del área 2, donde los sonares habían marcado por la mañana un elemento extraño. En el puesto de comandos se constató que la imagen emitida desde el lecho marino mostraba un pliegue del relieve submarino, sin vínculos con el navío desaparecido el 15 de noviembre junto a su tripulación de 44 miembros.

"Queda pendiente la inspección del punto de interés 19, (que se realizará) en la primera oportunidad favorable", anunció el primer parte de la Armada en la mañana del martes. La tarea se concretó horas más tarde y a las 15 se anunció otro resultado negativo: formación rocosa.

El reporte desde Puerto Belgrano también ubicaba a los vehículos autónomos submarinos (AUV, por su sigla en inglés) con que cuenta el buque noruego en áreas diferentes de barrido. Cuatro rastrillaban sectores de cañadones de las áreas 1, 4, 5 y 8 mientras que el AUV 2, una vez que culminó su labor en los cañadones del área 2, comenzó a rastrear en el área 11, la más reciente incorporada al operativo por Ocean Infinity.

Esta zona está ubicada al Sur de las áreas 4 y 7, más alejada del sitio donde el submarino realizó su última comunicación con la base naval de Mar del Plata, la mañana del 15 de noviembre.

Por otro lado, esta martes por la mañana deliberó en el Congreso la comisión bicameral especial creada para investigar lo sucedido con la desaparición y búsqueda del ARA San Juan. En la audiencia, que duró poco más de una hora, los legisladores escucharon los testimonios del capitán de fragata Javier Dutto y de los capitanes de navío Román Alfonso Silva y Juan Carlos Abbondanza.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate