La historia de amor entre Araceli González y Adrián Suar comenzó cuando formaban parte de La banda del Golden Rocket. Ella era la modelo del momento, medio país estaba enamorado de esa morocha argentina. Suar no entraba en el rubro “galanazo”, pero sí en el de gran seductor. Con tan solo 23 años ya era un veterano de la tele. A los 13 apareció por primera vez en pantalla en El papá garrón de los domingos, pero su saltó a la fama fue con Pelito. Después siguieron otras ficciones como Vendedoras de Lafayette, De Carne Somos y hasta una serie juvenil junto a Ricky Martín.

En 1991, Canal 13 lanzó La banda del Golden Rocket. Los protagonistas eran Diego Torres, Fabián Vena y Adrián Suar. Las actrices convocadas fueron Gloria Carrá, Marisa Mondino, Carolina Fal y Araceli González. En la ficción Suar se enamoraba de Araceli, en la vida real también. Los actores iniciaron un noviazgo que fue seguido por revistas, fanáticos de la serie y enamorados platónicos de los actores.

Cuando terminó la serie los actores consolidaron su relación. Fue en 1994 que Suar decidió dar el gran salto de la actuación a la producción y fundar su productora: Polka. Para su debut tenía un proyecto ambicioso, Poliladron, una serie filmada con calidad cinematográfica que cambiaría la historia de la televisión argentina. Claro que para eso necesitaba no solo alguien que creyera en su idea, también alguien que aportara un capital. Fue Araceli quien lo ayudó con 70 mil dólares.

Veinte años después Suar contó la historia en la revista Gente. “Me prestó 70 mil dólares. Yo ya tenía otro tanto", relató y aseguró que no le costó mucho convencerla: “Siempre estuvo muy segura (Por Araceli). Vivíamos juntos y se bancaba mi neurosis. Los primeros tiempos fueron muy duros... Al cuarto capítulo me quedé sin un centavo”. También afirmó que logró devolverle el dinero. “¡Saldé la deuda tres años más tarde, con intereses! La invité a cenar, y en medio de la noche saqué un cheque. ‘Ara, te agradezco tanto’ - le dije - Siempre recuerdo ese momento, más allá de la gratitud con ella, como un gran acto conmigo mismo. Me liberó, me hizo muy bien”.

En el programa especial por los 20 años de PolKa, Araceli estuvo invitada y también dio su versión: “Cuando uno está en pareja, tiene que confiar en su pareja, y yo confié en él. Sentía que tenía mucho talento, me lo fumé mirando televisión y mucha acción durante un año. Me encantó la idea y me pareció lindísima. El talento es de él, no mío”, dijo. “¿Y te devolvió la plata?”, le preguntó Nicolás Repetto que conducía el envío. “Sí, pero no con intereses”, cerró la actriz.

Fue también en la época de Poliladron que comenzaron los rumores acerca de infidelidades de Suar. Se lo vinculaba con varias de sus compañeras de elenco. Nunca hubo una foto, nunca hubo una certeza, pero esto provocó una crisis en la pareja.

Sin embargo, el amor fue más fuerte y la pareja se casó en 1997. El civil fue en la casona que compartían en San Isidro, solo con 35 invitados que festejaron con pizza y pastas. La ceremonia quería ser íntima pero más de cuarenta fotógrafos subidos a escaleras y a los árboles intentaban tomar imágenes de la ceremonia en el jardín. Hasta dos helicópteros y una avioneta sobrevolaron el lugar buscando la ansiada foto.

La gran fiesta fue en una quinta de Hurlingham con más de 250 invitados entre los que estaban Guillermo Francella, Nicolás Cabré, Julián Weich, Pancho Dotto y Ricardo Darín. La luna de miel fue en la isla Saint Marteen y el casamiento ocupó la tapa de todas las revistas.

En 1998 nació Tomás Kirzner (el verdadero apellido de Suar). La salida de la clínica con el bebé en brazos fue cubierta por movileros, periodistas, fotógrafos y seguida por móviles. Tanto Suar como Araceli eran y son dos figuras muy queridas por la gente, todo lo que sucedía en torno a ellos impactaba. Su historia de amor, su boda, el embarazo pero también las peleas era consumido con la misma fidelidad con la que se seguía una novela.

La alegría con la llegada de Tomás, al que apodaron Toto, la hermosa convivencia con Flor, la casa soñada y desafíos laborales cada vez más exitosos convertían a Suar y Araceli en una especie de Brad Pitt y Angelina Jolie argentinos. Pero continuaban los rumores constantes acerca de infidelidades por parte del que para ese momento ya era el productor ejecutivo de PolKa.

Aunque intentaron “remar” la crisis, en 2004, Ara y Suar rompieron de forma definitiva su relación. Cuando se firmó el divorcio comenzó también la división de una fortuna que según trascendió en ese momento rondaba los ocho millones de dólares.

Pese a la infinidad de notas, ni Ara ni Suar contaron abiertamente las causas de la ruptura. Alguna vez la actriz dejó entreverlas: “Cuando lo conocí, él era una persona exactamente igual a mí. Los dos estábamos en la búsqueda de una profesión y convivimos. Él empezó a crecer y yo seguí mi carrera paralelamente. Él tuvo un crecimiento muy abrupto y hay que ver si eso es bueno o malo. Uno tiene que estar preparado para algo así. Adrián tuvo un éxito incondicional y eso me arrastró a una vida diferente". En otra entrevista reconoció que “Adrián nunca creyó en el matrimonio. Cuando me casé con él por poco le pongo un revólver en la cabeza”.

Hace dos años en una nota exclusiva con Teleshow, Suar también habló de Araceli. “Éramos muy jóvenes los dos, con personalidades fuertes los dos, y con también momentos parecidos y distintos a la vez. Y pasó lo lindo y lo malo que tuvo que pasar. Muchas cosas hermosas”, recordó. Incluso se animó a hablar sobre la infidelidad. “Entiendo que en los universos femenino y en el masculino es un tema, pero hay diez temas más en una relación hombre-mujer que tienen un valor importante: el cariño, el amor, el compañerismo. ¿Si sería un motivo de separación? No, no, depende. Hay que agarrar caso por caso. Depende. Para mí, no".

Cuatro años después del divorcio, Suar oficializó su relación con Griselda Siciliani con quien había compartido elenco en Sin Código en 2005. Diez años después Araceli reveló que “esa relación empezó en un momento en que yo estaba teniendo un acercamiento con Adrián. Hay que decir las cosas, estoy cansada de no hablar”. Pero el productor no respondió y Siciliani tampoco. “No hablo de esto yo. Nunca hablé de estas cosas y no lo voy a hacer ahora”, cerró. Araceli por su parte desde 2007 está en pareja con Fabián Mazzei se casaron por civil y celebraron su amor con una mega fiesta para 190 invitados. Parecía que tanto Ara como Suar habían logrado una cordial relación de ex. Sin embargo, los encontronazos siguieron.

En el programa Agarrate Catalina, la actriz cuestionó al gerente de programación de El Trece. “Me encantaría decir que tengo una gran relación con Adrián, pero no la tengo. Eso a mí me entristece, pero es mi historia, como es la del 80 por ciento de las mujeres que cuando se separan no tienen una relación con sus ex maridos”, dijo y siguió: “Hay muchas mujeres que criamos solas a nuestros hijos. Lo respeto por ser el padre de mi hijo, pero hay cosas que he sufrido y que me guardo en mi interior. Mi hija desde que tiene dos años lo conoce, y ella tampoco tiene relación”, disparó.

Pero en las últimas semanas Araceli sorprendió con unas picantes declaraciones nuevamente en la revista Gente donde aseguró que desde su divorcio jamás consiguió la división de bienes. “He firmado papeles que me mostraban, hubo ‘arreglos’ nunca arreglados y postergaciones sostenidas. He sido paciente con las tantas vueltas que se dieron alrededor de este asunto. Pero hasta aquí llegué. Siempre he dicho que denunciar protege. Que acobardarse es un error. Y no voy a seguir dando un ejemplo contrario. Si me quedo en casa haciéndome la pelotuda y mostrándoles a todos que la vida es embellecerse, no estaría comunicándoles quién soy en realidad. Esta que ven aquí es una guerrera dispuesta a salir por su dignidad, y por ende la de todos".

Suar eligió el silencio pero sus allegados aclararon que la división de bienes se produjo en 2005 mediante abogados y que si se vende PolKa producciones a Araceli el correspondería el 5%. La modelo desmintió esas versiones con un mensaje que le envió a la periodista Marcela Tauro. “No se hizo como corresponde y están faltando a la verdad. Todo es terrible y triste. Pero lo bueno es que no me sorprende”, escribió.

En medio de la polémica Tomás Kirzner, dialogó con Modo Sábado, el ciclo radial de Nacional AM 870 conducido por Tatiana Schapiro y Horacio Marmurek, y se refirió al conflicto entre sus padres: “Son cosas de matrimonio… Lo único que me relaciona a todo esto es que soy hijo de los dos. Yo cumplo con mi rol. Si tienen problemas, ya lo arreglarán”.

Además, sobre su madre, agregó: “Es una persona que puede hacer lo que quiera. Los dos tienen criterios distintos y yo soy consciente”.

Comentá y expresate