El panorama económico de la Argentina se torna cada día más complejo. La inflación de julio fue del 7.4%, acumulando en lo que va del año un 46,2% y con una variación interanual del 71%. Hoy por hoy, las reservas internacionales brutas del país alcanzan los USD 37.000 millones, la cifra más bajas desde el 14 de octubre de 2016, mientras que las reservas líquidas son negativas y las netas son solo sostenidas por los Derechos Especiales de Giro (DEG) del FMI y el oro.

Asimismo, hay un reticencia a subir el tipo de cambio oficial a un ritmo menor que la inflación, mientras que en junio la balanza comercial registró un déficit de USD 115 millones, el primer saldo negativo desde agosto de 2018, excluyendo la pausa de exportaciones que se dio por una medida gremial en diciembre de 2020.

Ante este panorama, los especialistas vislumbran dos alternativas posibles. La primera es una abrupta devaluación como la que se dio en enero de 2014 y la segunda es buscar un "desdoblamiento" del mercado de cambios para, como dicen quienes saben, "devaluar sin devaluar".

El primer escenario es el menos deseado, ya que derivaría en una inflación anual por arriba del 100%, encareciendo el precio de los bienes y de los insumos importados. Además, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) y su posición respecto al dólar futuro, esto es, contratos en pesos atados a la devaluación, impiden que la divisa suba fuertemente en agosto y septiembre.

image.png
Los distintos tipos de cambio en dólares en la Argentina. Cortesía de: Ámbito.

Los distintos tipos de cambio en dólares en la Argentina. Cortesía de: Ámbito.

Por su parte, el acuerdo con el FMI no permite un desdoblamiento cambiario formal, aunque en Argentina existan múltiples tipos de cambio, es decir, dólares formales o informales diferenciados.

Los diferentes tipos de cambio

A continuación, algunos de los tipos de cambio que conviven en la economía Argentina:

  • Dólar libre: este se comercializa en cuevas o "arbolitos" y esta por fuera del circuito legal. Además, es una cotización libre, por lo cual refleja con mayor fidelidad el precio real que los ahorristas están dispuestos a pagar a pesar del reducido volumen que circula.
  • Dólar "ahorro" o "solidario": este es el precio al público del dólar mayorista, más la comisión que se cobran los bancos por la intermediación (alrededor del 5%), el 30% por el Impuesto Para una Argentina Inclusiva y Solidaria (PAIS) y el 35% como adelanto del Impuesto a las Ganancias. Se ofrece con un cupo mensual de USD 200 para individuos.
  • Dólar mayorista: este tipo de cambio se usa de referencia en la Argentina para operaciones de comercio exterior y la cuenta capital. Además, el ministerio de Economía lo utiliza para calcular la deuda bruta y las empresas que deben cancelar vencimientos en dólares.
  • Dólar futuro: este es un valor teórico que surge de negociaciones entre agentes financieros en los mercados MaTBA, TBA-Rofex y MAE (Mercado Abierto Electrónico). Son contratos en pesos que tienen como referencia la futura evolución del tipo de cambio oficial y la tasa de interés de mercado. Las posturas para fin de año alcanzan lo 187 pesos y el BCRA puede intervenir mediante la abundante oferta de dólares a futuro para bajar los precios y calmar las tensiones cambiarias.
  • Dólar "Contado con Liquidación": este es un tipo de cambio implícito en los precios de acciones y bonos que tienen cotización simultánea en pesos y en dólares. Permite dejar depositados a los dólares producto de la operación en una cuenta del exterior. Son transacciones legales y registradas entre privados, así que no impactan en las reservas netas del Banco Central.
image.png
Los tipos de cambio formales pasan por el BCRA, mientras que los informales están por fuera del circuito legal. 

Los tipos de cambio formales pasan por el BCRA, mientras que los informales están por fuera del circuito legal.

  • Dólar tarjeta o turista: se obtiene sumando al tipo de cambio promedio minorista el 30% del impuesto PAIS y el nuevo gravamen de 45% de percepción como adelanto de Ganancias para consumos con tarjeta de bienes o servicios dese el exterior. Este último será devuelto al contribuyente a comienzo del año próximo en los casos que corresponda a su valor nominal, aunque la inflación quite el atractivo a esa posibilidad.
  • Dólar Bolsa o MEP: consiste en la compra de bonos en la Bolsa porteña con pesos y la venta del mismo título en dólares. En este caso las divisas quedan depositadas en una cuenta en el sistema financiero local, por lo cual tiende a ser un poco más barato que el “liqui”.
  • Dólar Soja: Permite a los agricultores cubrirse de una posible devaluación del tipo de cambio oficial y hasta comprar moneda extranjera al valor del dólar ahorro, que actualmente cotiza $60 por debajo de los financieros, con un tope del 30% del monto de la operación de comercio exterior. Sin embargo, la aplicación de retenciones al sector del 33% encarece en el precio del dólar que el productor puede comprar.
  • Dólar Cedear: otra manera de dolarizar ahorros popularizada en los últimos dos años es a través de los Certificados de Depósito Argentinos (Cedear), instrumentos de renta variable que cotizan en la Bolsa de Comercio de Buenos y están respaldados en acciones de empresas extranjeras. Al igual que el “contado con liqui”, cuentan con la referencia del precio en dólares del activo en Wall Street y su valor en pesos en la Bolsa porteña.
  • Dólar Cripto: es el tipo de cambio para acceder a dólares mediante criptomonedas opera por encima de los $300. En el ecosistema cripto, no obstante, existen diferentes cotizaciones según la billetera virtual con la que se opere y los diversos activos, como Bitcoin, Ethereum y Theter, entre otras.

A pesar de tan extensa lista, faltan algunos tipos de cambio, como por ejemplo el dólar Lede y el dólar para turistas extranjeros.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate