Mientras espera la llegada de nuevos embarques de vacunas para mañana y los próximos días, Argentina pasó a integrar el selecto grupo de 20 países que superaron las cinco millones de dosis efectivamente recibidas y una vacunación "sostenida" desde fines del año pasado, destacó hoy la ministra de Salud, Carla Vizzotti.

"Argentina ha empezado a vacunar el 29 de diciembre y se ha sostenido la vacunación en forma permanente y ya tenemos un número muy importante de personas que han recibido al menos la primera dosis", remarcó la funcionaria esta mañana en declaraciones a Radio Diez.

Según las cifras actualizadas hoy del Monitor Público de Vacunación, un total de 2.908.932 argentinos ya fueron inoculados con la primera dosis, y 661.528 con las dos.

Del mismo modo, Vizzotti remarcó hoy que "estamos llegando al 10 por ciento de lo prometido por los laboratorios" en cuanto a la provisión de vacunas, al tiempo que remarcó que a nivel global "aún no se ha podido escalar en la producción".

La semana epidemiológica que hoy finaliza tuvo como puntos salientes la autorización de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) para que la vacuna de origen chino Sinopharm pueda ser aplicada a mayores de 60 años, la decisión de diferir por tres meses la aplicación de las segundas dosis para proteger a mayor cantidad de personas y las restricciones a los vuelos procedentes de Brasil, Chile y México.

En tanto, el viernes, con la llegada desde Rusia de 370 mil dosis del componente 1 de la vacuna Spuntik V, Argentina alcanzó las 5.250.540 de dosis recibidas.

A esta cantidad se sumarán las 218 mil dosis de Oxford/AstraZeneca que corresponden al mecanismo de cooperación internacional Covax que llegarán el domingo al aeropuerto de Ezeiza, a través de un vuelo de KLM.

Además, Vizzzoti confirmó que se trabaja activamente con Beijing para que la semana próxima llegue el primero de los tres millones de vacunas Sinopharm.

Según los datos de este sábado del Monitor Público, un total de 4.277.945 dosis ya fueron distribuidas en las 24 jurisdicciones del país, y se registran un total de 3.570.460 aplicaciones.

La aceleración del plan de vacunación que las autoridades prevén para las próximas semanas se funda en las medidas conocidas esta semana.

Diferimiento de la segunda dosis

En sus declaraciones de hoy, Vizzotti, aseguró que la decisión de diferir la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus, a la que se llegó por consenso en base a evidencia científica, apunta a "disminuir la mortalidad antes de que tengamos la segunda ola".

"Ayer, después de una semana entera de consenso, en base a evidencia científica, (se decidió) priorizar la primera dosis para la mayor cantidad de personas para poder lograr un beneficio muy importante" y "disminuir la mortalidad antes de que tengamos la segunda ola", dijo Vizzotti en diálogo con radio Diez.

La ministra sostuvo que con la primera dosis se obtiene "tres cuartos de protección" y que "la segunda aumenta esa eficacia, sobre todo para que dure más tiempo".

Y explicó que una vez aplicada la primera dosis demora "entre 10 y 14 días para generar la reacción inmune" que protege contra el virus SARS CoV-2.

"Nunca estuvimos hablando de no dar la segunda dosis sino de diferir la segunda a tres meses", puntualizó.

Tanto los expertos como los ministros coinciden en que la aplicación de la primera dosis no impide el contagio, pero minimiza el desarrollo de enfermedad grave y el riesgo de muerte.

Autorizaron la Sinopharm para mayores de 60

Por otra parte, el jueves la Anmat recomendó a la cartera sanitaria "autorizar el uso de emergencia de la vacuna Sinopharm contra el coronavirus en el grupo de mayores de 60 años.

"La seguridad analizada en el ensayo de Fase III entre el grupo de vacunados y el grupo placebo, resulta con un perfil aceptable y hasta el momento del análisis no hubo eventos adversos inesperados o graves relacionados al producto", afirmó el organismo en referencia al fármaco producido por el Beijing Institute of Biological Products.

La noticia tiene trascendencia respecto de la estrategia de vacunación: hasta el momento, las "chinas" sólo podían ser aplicadas a menores de 59 años y dejaba por fuera a uno de los grupos que más necesidad de inmunización tiene, el de los adultos mayores.

El lunes pasado, durante el acto por el primer millón de vacunados en territorio bonaerense, el propio Alberto Fernández comentó que las dilaciones en las entregas pactadas implican un retraso de "un mes" en el objetivo de inmunizar a los grupos de mayor riesgo, pasando esa meta de fines de marzo a fines de abril.

Desde el Gobierno señalan que las dificultades para el acceso a las vacunas es de carácter global y que son muchos los países que han acordado montos y fechas que han sido incumplidas por los fabricantes.

En ese sentido, uno de los informes que circularon esta semana por las oficinas gubernamentales señala que Argentina, con contratos por 65 millones de vacunas, recibió hasta el viernes por la tarde 5.250.540 recibidas, cerca el 8% de lo comprado, y que -sólo por ejemplificar- México y Francia compraron 254 y 226 millones y consiguieron entre 7 y 8 millones, cerca del 3% de lo comprometido.

El otro documento señala que Estados Unidos, Canadá, el Reino Unido y la Unión Europea, que juntos concentran el 11,58% de la población, han realizado compras por el 50,4% de las dosis producidas.

Aun en ese contexto y a pesar de las demoras, los funcionarios destacan que el país sigue teniendo flujo de vacunas: "De los 193 países en el mundo, Argentina es uno de los 20 con más de 5 millones de dosis recibidas", señaló ayer a través de la red social Twitter la asesora presidencial Cecilia Nicolini.

Comentá y expresate