El seleccionado argentino venció 2 a 1 a Chile y logró el tercer puesto de esta Copa América en un partido que jugó más de un tiempo sin Lionel Messi, expulsado minutos antes del cierre de la primera mitad por el árbitro paraguayo Mario Díaz de Vivar. La definición de este torneo será mañana, cuando Brasil enfrente en la final a Perú.

Sergio Agüero y Paulo Dybala convirtieron los goles en el período inicial. En el complemento, en un penal sancionado tras recurrir al VAR, descontó Arturo Vidal con un remate violento, al medio e imposible de contener para Armani.

Embed

“Para compensar siempre nos quitan a uno”, dijo al finalizar el partido en defensor Nicolás Otamendi, conforme con el resultado pero muy molesto por fallos arbitrales que perjudicaron al equipo nacional.

El encuentro fue muy trabado, con mucho roce, lo que derivó en varios jugadores amonestados. En particular los chilenos, que iniciaron el juego con una seguidilla de faltas contra Messi.

Embed

Lejos de ser una revancha de las dos finales perdidas antes el mismo rival por este mismo título continental, para el equipo argentino esta victoria representa un paso firme en medio de las discusiones y voces de rechazo que ha recogido en particular su director técnico, Lionel Scaloni, señalado como uno de los responsables de este magro desempeño en la Copa América que se disputa en Brasil. Aún así, ya confirmó que seguirá en el cargo hasta fin de año.

Embed

La salida de Messi ocurrió a los 37 minutos, cuando argentina ya tenía ventaja de dos goles. El capitán del seleccionado argentino corrió a la par de Gary Medel hasta la línea final, en el área de Chile. Allí el defensor lo empujó varias veces. El árbitro optó por la tarjeta roja para ambos, sin recurrir al VAR donde podría haber constatado que el jugador del Barcelona no agredió ni reaccionó ante su rival.

Comentá y expresate