Después de penar hasta último momento para clasificarse, la Selección Argentina vive su anhelado debut mundialista y se mide ante Islandia, por la primera fecha del Grupo D. El encuentro se disputa en el Spartak Stadium, de Moscú y cuenta con el arbitraje del polaco Szymon Marciniak. Por la misma zona, a las 16, se medirán Croacia y Nigeria.

Con Lionel Messi como principal argumento, el entrenador Jorge Sampaoli aprovechó los días de entrenamiento para conformar un equipo, algo que no pudo lograr durante las urgencias de la eliminatoria sudamericana. Finalmente, el entrenador de Casilda se decidió por un esquema 4-2-3-1, con Biglia y Mascherano en el eje, con Salvio como lateral derecho y con Agüero como centrodelantero.

De esta manera, los once titulares en el debut serán Wilfredo Caballero; Eduardo Salvio, Nicolás Otamendi, Marcos Rojo y Nicolás Tagliafico; Javier Mascherano y Lucas Biglia; Maximiliano Meza, Lionel Messi y Ángel Di María; Sergio Agüero.

Por su parte, Islandia jugará el primer mundial de su historia. Sin embargo, los europeos cuentan con un equipo muy respetable: clasificaron primeros en su grupo, tienen una idea de juego afianzada y mandaron a Croacia a jugar el Repechaje. Inclusive, en la última Eurocopa eliminaron a Inglaterra, un equipo con jugadores de primer nivel. El contraataque y los envíos de pelota detenida son sus mayores armas ofensivas.

Sin un proyecto sólido por detrás como otras selecciones, Argentina igual cuenta con argumentos para ser protagonista del Mundial. Su historia, la presencia del mejor jugador del mundo en sus filas y la jerarquía de intérpretes como Agüero, Di María, Otamendi, Higuain y Mascherano ubican al equipo nacional como un potencial animador del torneo. Así lo marca el antecedente más inmediato: en 2014, la copa se escapó por muy poco.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate