El delincuente ingresó a la carnicería y tenía parte de su cara cubierta por un barbijo, se hizo pasar por un cliente y le pidió a la dueña: “Dame dos kilos de chorizos y 5 kilos de carne para asado”.

Mientras estaba preparando el pedido, el hombre le pidió que se apurara, al darse vuelta vio que la apuntaba con un revólver y la amenazó para que le entregara el paquete rápidamente.

Luego de conseguir su objetivo, el ladrón salió hacia la calle, se subió a la moto y se dio a la fuga junto a su cómplice.

El hecho ocurrió en una carnicería de Termas de Río Hondo, en Santiago del Estero.

El ladrón se llevó siete kilos de asado, entre achuras y otros cortes de carne, valuados en unos 10 mil pesos.

La dueña de la carnicería, Nora Valeria Mansilla, denunció el robo y aseguró que el delincuente llegó en una moto junto a un cómplice que lo esperó afuera del comercio.

En el caso intervino la Comisaría 50 y está siendo investigado por la fiscal Melissa Deroy.

Los delincuentes se dieron a la fuga, permanecen prófugos y son buscados por la Policía.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate