“En su gran mayoría, marplatenses y batanenses entienden que el camino no fue fácil pero que era necesario transitarlo”. El intendente Carlos Fernando Arroyo valoró su gestión este viernes, durante la apertura de sesiones en el Concejo Deliberante.

El intendente, en un discurso que empezó con más de cinco horas de retraso, señaló además que “ustedes saben que voy a hacer los mandados, voy a comprar el pan, los tomates… Voy a cualquier lado, sin armas y sin guardias”.

En un discurso en el que repasó su gestión, el intendente hizo hincapié en su prioridad de “ordenar” el municipio. Cumplir con mi palabra me da una gran tranquilidad y me da aplomo para manejar situaciones complejas. Desde que comencé la gestión, siempre les dije la verdad a los vecinos. ¿Qué les prometí en primer lugar? Ordenar el Municipio. Y creo que lo estoy logrando con un gran esfuerzo”, señaló.

"Debido a la situación económica en que encontramos al municipio, tuvimos que establecer muchas prioridades. Y la prioridad nuestra es ordenar el municipio. No gastar más que lo que se tiene. No prometer cosas que no podemos cumplir. En definitiva, decirles la verdad a los vecinos", declaró en la misma línea. “Sé que los marplatenses y batanenses saben que este esfuerzo que estamos haciendo juntos comienza a dar sus frutos, con un municipio que se pone de pie”, agregó.

Arroyo aseguró que su gestión se apoyó en la "honestidad" y dijo que "si de algo estoy seguro es de que siempre he dicho la verdad. Sin encuestas, sin importarme el rédito político. Yo no soy de los que hacen lo políticamente correcto, como ahora se acostumbra a decir. A veces se deben tomar decisiones difíciles. Hay que sustentarlas en la verdad, en los principios y en la honestidad".

El jefe comunal también destacó la labor de sus funcionarios de salud durante las fiestas del verano. “En enero, se realizaron 30 fiestas electrónicas y no hubo un solo muerto. Eso fue por el trabajo en conjunto", destacó.

SEGURIDAD: "LAS CIFRAS HABLAN POR SÍ SOLAS"

Arroyo remarcó que, durante su gestión, bajaron los homicidios dolosos. Y pese a que apuntó a un "ideal", sostuvo que "las cifras hablan por sí solas". “Lo ideal sería que no haya un caso de violencia. En ese camino hacia lo ideal, hemos trabajado muchísimo. El principal indicador para medir los índices de violencia son los homicidios dolosos. Durante 2016, 2017 y 2018 se registraron 121 homicidios dolosos en General Pueyrredon. Yo no estoy contento, porque quisiera ver cero. Pero comparemos con 2013, 2014 y 2015: en ese lapso, hubo 239 homicidios culposos. Es un 49% más. Las cifras hablan por sí solas”, concluyó.

Comentá y expresate