Arroyo genera más repercusiones por sus dichos que por sus políticas públicas
Una vez más, el intendente volvió a decir una barbaridad y generó repercusiones a nivel nacional. ¿Está mal asesorado, no tiene conciencia de lo que dice, no sabe el cargo que ocupa o esta todo ideado?

El intendente de General Pueyrredon volvió a ser noticias por sus dichos y no por sus políticas públicas. "Vamos a mandar a alguna chica bonita a convencer empresarios que vengan a invertir a Mar del Plata", afirmó Carlos Arroyo.

La reacción generó críticas de todo tipo. Referentes de la política nacional, provincial y local, periodistas y personas que no están vinculadas con la política salieron al cruce. Más de 24 horas después de sus dichos no hubo un comunicado oficial pidiendo disculpas ni una justificación por parte del intendente.

Estas palabras del jefe comunal no son al azar. No tuvo un desliz. En plena campaña por la intendencia aseguró en el programa Estudio Político de Canal Diez que "las mujeres pueden tener el pelo largo porque le pueden dedicar cuatro horas a la cabeza" y los hombres no.

Pero no sólo tiene frases polémicas cuando habla del sexo femenino, también lo hace en materia de inmigración cuando dice que "la frontera es un colador por donde entra cualquier persona, de cualquier país, con cualquier cosa". Hace unas semanas dijo que "en este país todo se arregla con una marchita, me tienen podrido" o que "no" conocía el expediente del genocida Miguel Etchecolatz para no tener que repudiar públicamente la prisión domiciliaria otorgada por la Justicia.

Sin lugar a dudas, Arroyo está mal asesorado por su departamento de prensa. La comunicación oficial en estos dos últimos años ha sido deficiente en muchos sentidos. Pero no se puede sólo cargar contra un área de la Municipalidad cuando el jefe comunal no toma conciencia del cargo que ocupa y de la magnitud que tienen sus declaraciones.

Los interrogantes que surgen frente a este tipo de situaciones son varios: ¿Arroyo no sabe lo que dice, no toma magnitud del cargo que ocupa, realmente piensa eso o está todo ideado y no lo vemos?. Sólo hay algo claro, Arroyo genera más repercusiones por sus dichos que por sus políticas públicas