El intendente Carlos Arroyo sufrió una dura derrota enla elección el domingo. Su partido, Agrupación Atlántica, sólo obtuvo 15.293 votos. Menos de 167 mil votos de los que logró en 2015 cuando llegó a la intendencia con la alianza Cambiemos.

En esa oportunidad, la lista liderada por Arroyo obtuvo el 47% de los votos ya que lo votaron 183.686 personas. El actual jefe comunal culpó a la polarización: "El resultado de la elección, que ha sido muy malo para mí, se origina en la batalla entre los extremos", aseguró.

Además, vaticinó que dentro de dos años le irá mejor: "Mis votantes van a volver, no puedo ser tan animal de perder 160 mil votos de una elección a otra.

Arroyo contó que no se tomará vacaciones y que ya piensa en su futuro político: "Iré a pescar un fin de semana a Mar Chiquita, pero descanso no me quiero tomar. Voy a reestructurar el partido, la voy a provincializar y vamos a presentar batalla en dos años", señaló.

Además, responsabilizó a la situación del país por su desempeño electoral: "Si hubiéramos tenido un dólar quieto y sin inflación, la situación hubiese sido distinta, hubiéramos evitado muchos problemas", afirmó.

Por otro lado, cargó contra la gobernadora María Eugenia Vidal: "No la voy a votar jamás porque no es democrática. No me permitió estar en la interna", se lamentó.

Para finalizar, elogió al intendente electo, Guillermo Montenegro, al que calificó de "inteligente, instruido y con experiencia".

"Tuve una conversación importante con Montenegro. Buscamos tener una transición notable, cómoda, fácil y simple con toda la información a la vista. Le dije al nuevo intendente que tenía abierto todos los despachos de la Municipalidad", dijo Arroyo.

Comentá y expresate