El intendente Carlos Arroyo firmó un decreto que obliga a los propietarios de inmuebles de una altura igual o menor a dos pisos a presentar ante la Municipalidad un informe técnico periódico para evitar accidentes como la tragedia en Punta Mogotes, donde una mujer y su hija murieron aplastadas tras el derrumbe de unos balcones.

A través de un decreto ad referéndum del Concejo, el Ejecutivo obliga a presentar un informe sobre el estado de los edificios de más de 5 años de antigüedad. "La medida alcanza a los dueños de inmuebles, su apoderado autorizado o, en los casos de inmuebles sujetos al régimen de propiedad horizontal, al administrador en su carácter de representante legal del consorcio ante las autoridades administrativas", señala el decreto.

Los dueños de inmuebles deberán "reparar y mantener en buen estado de conservación los edificios públicos cuya antigüedad sea de más de cinco años, contados a partir de la firma del certificado final de obra o bien de su incorporación de oficio en el catastro municipal".

El informe técnico deberá ser suscripto por un profesional matriculado y visado por el Colegio profesional correspondiente. Se dispone un plazo de tres meses para elaborar el primer informe, que se deberá renovar cada tres años.

Tras la tragedia en Punta Mogotes, el Ejecutivo se vio ante "la necesidad de extremar las medidas precautorias y de control" para evitar accidentes. El decreto establece que en el caso de detectar irregularidades en un edificio, el municipio intimará al responsable para que en un plazo de hasta diez días "repare las deficiencias consignadas, bajo apercibimiento de aplicar sanciones".

Comentá y expresate