El intendente Carlos Arroyo vetó este viernes una ordenanza que posibilitaba a los empleados municipales -afiliados al sindicato de Trabajadores Municipales- gestionar préstamos y tener descuentos en proveeduría.

Con esta decisión, los trabajadores perderán un derecho que habían adquirido hace 50 años. ¿En qué consistía el beneficio? Podían obtener créditos y hacer compras en comercios con descuentos.

A fines del año pasado, el Ejecutivo había dado de baja los beneficios a los empleados municipales. Sin embargo, el Concejo Deliberante decidió restituir la ordenanza. Pero este viernes, Arroyo la vetó.

La norma establecía la continuidad de los códigos de descuento correspondientes a la Caja de Préstamos y a la Proveeduría Sindical de los trabajadores municipales. La decisión del intendente no cayó para nada bien en el radicalismo.

Comentá y expresate