Carolina Píparo, la diputada provincial que hace diez años fue baleada durante un salidera bancaria en la ciudad de La Plata y a raíz de las heridas sufridas perdió a su hijo Isidro de ocho meses de gestación, fue asaltada este viernes por "motochorros" cuando llevaba a su padre a la casa tras los festejos de Año Nuevo.

"Hoy lo puedo contar porque los seis motochorros que me abordaron decidieron no disparar", dijo la diputada de Juntos por el Cambio al ser consultada por Télam sobre el robo que sufrió a la madrugada.

Según la legisladora, el hecho ocurrió durante esta madrugada en 44 entre 15 y 16, cuando, junto a su marido, fue a llevar a su padre a la casa luego de la cena familiar de fin de año.

En ese marco, fue abordada por personas a bordo de tres motos que le sustrajeron la cartera y el celular sin que ofreciera resistencia.

"(Familiares) estaban bajando vajilla del vehículo y en ese momento en el que yo quedo en el interior del auto, me abordan seis delincuentes a los que les entregué mis cosas apuntada por una pistola", relató.

Luego de llamar al 911 se acercó la policía y le indicó a qué comisaria debía ir a radicar la denuncia y, de acuerdo con sus dichos, mientras se dirigían a esa dirección se cruzaron con las motos que los habían abordado.

"Mi marido los siguió mientras yo me comuniqué al 911 indicando al operador por qué calle íbamos. En un momento se sumaron dos motos a esas tres y las cinco nos cerraron el paso, chocamos con una de ellas y tres nos empezaron a perseguir. No sé cuantas cuadras hicimos hasta encontrar a la policía con ellos atrás pretendiendo atacarnos", comentó la actual Secretaria de Asistencia a la Víctima y Políticas de Género de la Municipalidad platense.

Píparo reveló que las dos personas a bordo de la moto están en buen estado de salud y la investigación del robo está en curso.

Luego, en declaraciones al canal TN, Píparo dijo que apenas se produjo el asalto su reacción " fue automáticamente entregar todo", porque vio "una pistola".

"Cuando lo vimos en la calle, la reacción de mi marido fue seguirlos y yo llamar al 911 para que venga la policía", agregó y sostuvo que "de alguna manera esto le va a pasar a otro, esa es la realidad".

Píparo agradeció "a los que se preocupan" y que sus hijos no estaban con ellos en el auto, mientras que también valoró "la atención de todo el personal policial".

"La realidad es que cuando nos estaban persiguiendo yo le gritaba a gente que estaba en algunos autos que llamen a la policía, la gente tal vez no se da cuenta cómo es la situación porque en general hay temor a comprometerse en estas situaciones pero yo creo que acá uno puede hacerlo llamando a la policía", afirmó.

El 29 de julio de 2010 la funcionaria platense concurrió junto a su madre, María Ema, a retirar dinero de la sucursal del Banco Santander Río ubicado en la avenida 7 y calle 42, en la capital provincial.

Una vez que se hizo con 10.000 dólares y 13.000 pesos se dirigió en auto a su casa de calles 21 y 36 sin advertir que una banda de delincuentes la seguía.

Al bajar del auto, Carolina fue sorprendida por dos "motochorros", uno de los cuales la tiró al piso, le pegó un culatazo en la cabeza y, pese a robarle el dinero, le efectuó un disparo.

Tras el asalto, la víctima fue trasladada al Hospital de Gonnet donde los médicos le practicaron una cesárea de la que nació su hijo Isidro, aunque debido a las heridas que había sufrido la madre, murió una semana después.

En marzo del 2013 el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de La Plata inició el juicio a los siete acusados de conformar la banda que la había asaltado.

Por unanimidad, el TOC 2 condenó a prisión perpetua a Carlos Moreno, Miguel "Pimienta" Silva (quien murió en el 2018), Luciano López, Juan Manuel Calvimonte y Carlos Jordán Juárez, a los que les imputó el delito de "tentativa de homicidio criminis causa" en perjuicio de Carolina y "homicidio criminis causa" por la muerte de su bebé Isidro.

Tras la apelación de las defensas, el Tribunal de Casación bonaerense cambió la carátula de "homicidio criminis causa" a "homicidio en ocasión de robo" y redujo la pena de los cinco condenados a entre 23 y 25 años de prisión.

En tanto, en abril del año pasado, Píparo denunció a Moreno tras haberla amenazado por Facebook, por lo que el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) requisó la celda del acusado y halló un celular que no estaba registrado.

Los mensajes, algunos de los cuales aparecieron en el muro de la página de la víctima de Facebook, fueron publicados bajo el nombre de usuario “Carlín Moreno”.

Comentá y expresate