El uso de bicicletas como medio de transporte se incrementó a pasos agigantados en Mar del Plata desde el inicio de la pandemia de coronavirus: desde una firma tradicional de la ciudad aseguran que sus ventas se triplicaron.

Alberto y Daniel Aprea, dueños de una bicicletería tradicional, contaron en Telediario que el marplatense opta por ese medio de transporte "principalmente como ejercicio físico y recreativo", y que la demanda creció en el transcurso de la pandemia y las respectivas medidas de aislamiento.

"Nuestro negocio del barrio Pompeya, en la avenida Libertad y Neuquén, ya lleva más de 50 años y nació por iniciativa de mi abuelo y mi papá. Tenemos una clientela muy fiel; público de toda la ciudad que siempre vuelve", expresó Alberto, quien tiene otros dos hermanos, uno mellizo, con quienes comparte el amor por la profesión.

El referente del sector indicó que la creación de la bicisenda que une a la ciudad con Santa Clara del Mar y Mar Chiquita repuntó la actividad. "Manejar una bicicleta a orillas del mar es algo impagable", opinó Alberto, en diálogo con Alejandro Almirón.

bicisenda.JPG

Daniel, el tío de Alberto, se dedica principalmente a la parte mecánica y asegura que no solo creció la venta de bicicletas sino también las personas que las arreglan para volver a usarlas: "Se triplicaron las ventas de bicis nuevas y de repuestos, como también hay muchísimas reparaciones".

Según especialistas, el ejercicio físico con el uso de bicicleta ayuda a proteger las articulaciones y a quemar calorías, combate el dolor de espalda, fortalece el sistema inmunológico y reduce los niveles de cortisol, una hormona vinculada al estrés.

Satisfacer las necesidades de los ciclistas urbanos y peatones sigue siendo, por tanto, crucial para solucionar los problemas de movilidad de las ciudades, para mitigar el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero debido al crecimiento de la población y para mejorar la calidad del aire y la seguridad vial.

Comentá y expresate