Asesinaron a una mujer de 52 puñaladas: "Ya estaba muerta y la siguió atacando"

El valle de Uco, la zona productiva de mayor expansión de Mendoza, está conmocionada por el asesinato de más de 50 puñaladas de una mujer, de 60 años, en su casa del municipio de Tunuyán, a 80 kilómetros de la capital mendocina. Hay un hombre detenido como sospechoso: se trata de un preso que estaba cumpliendo el beneficio de detención domiciliaria.

El caso se investiga como un robo pero no se descartan otras hipótesis. La víctima, Norma Carleti, era ex esposa del empresario de la Sociedad Rural del Valle de Uco y ex senador de la UCR, Leonardo Hisa, y prima del presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de Tunuyán, Alberto Carleti.

Su familia es la principal productora de cerezas en la zona. La mujer tenía un buen pasar económico, con muchas propiedades a su nombre y por ser integrante del directorio de la empresa de origen agroindustrial. Su hijo, Lucio Hisa, también es conocido como activo militante de la UCR y presidente del Centro de Estudiantes de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Cuyo.

La casa de Carleti está en la esquina de Almirante Brown y República de Siria, a media cuadra de la municipalidad de Tunuyán. En la medianoche de ayer, los vecinos escucharon los gritos de auxilio de la mujer. Llamaron al 911 cuando aún estaban los delincuentes en su casa.

"Mi hijo estaba en el patio y oyó los pedidos de auxilio de Norma", contó al diario Los Andes el vecino Oscar Vera. Y se lamentó porque la Policía demoró "20 minutos" en llegar, cuando la mujer ya estaba moribunda.

El fiscal de la causa, Adrian Frick, contó que a la vivienda entraron al menos dos personas y la asesinaron. Confirmó que las primeras pericias forenses indican que la mujer recibió "52 puñaladas" y que "siguió siendo atacada aún después de muerta".

Adelantó el fiscal que por la mañana se ubicó el vehículo con el que aparentemente se movilizaban los delincuentes, un Fiat 600 color blanco. “Lo encontramos incendiado, en un lugar muy apartado, en el callejón Escorihuela, a 7 kilómetros del lugar del ataque”, detalló.

Los investigadores dudan de que sólo se trate de un robo: “Hubo gran alevosía, saña, con esta señora. Es un hecho del que no estamos acostumbrados”, dijo el fiscal, que deberá resolver si no hay algún componente extra al intento de robo.

Y precisó: “Tenemos testigos que ya han declarado y hemos hecho allanamientos por la zona. No es común que les den tantas puñaladas, aún después de muerta. Creemos que es un asalto pero no sabemos si hay algo más, por cómo actuaron los delincuentes, algo que no es habitual”.

Los vecinos asistieron a la mujer herida y, si bien intentaron trasladarla al hospital Scaravelli, falleció en su vivienda.

Frick insistió en que es un robo extraño porque en el registro de la vivienda pudo verse que los celulares, la computadora personal y otras pertenencias de la mujer estaban en la casa, no habían sido robados.

Fuente: Clarín.