Los diez teléfonos celulares secuestrados en el marco de la causa por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell aportarán más de 4 terabytes de información que, luego, deberá ser analizada por los investigadores para tratar de obtener precisiones sobre la participación y el rol de cada uno de los rugbiers imputados, informaron fuentes judiciales y policiales.

Los teléfonos eran analizados por expertos de la División de Operaciones Técnicas de la Agencia Regional de la Policía Federal Argentina, con sede en la Escollera Norte de nuestra ciudad, a pedido de la jefa de la Unidad Funcional de Instrucción 6 (UFI 6) de Gesell, Verónica Zamboni, quien tiene a su cargo la investigación del homicidio ocurrido el 18 de enero último frente al boliche "Le Brique".

Los investigadores aseguraron que expertos de la Policía Federal comenzaron a extraer la información de los teléfonos el lunes y continuarán al menos hasta el jueves, por lo que la cantidad de datos aún puede ser mayor.

El fiscal general de Dolores, Diego Escoda, estimó en declaraciones a la prensa que el resultado preliminar del peritaje podría llegar a la fiscalía recién el viernes para iniciar la segunda etapa "que es de análisis". La información será remitida a la Justicia de Garantías en DVD o en discos rígidos externos extraíbles, y que a su vez a la fiscalía interviniente deberá analizar.

La fiscal Zamboni y un equipo de analistas de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) gesellina intentarán obtener imágenes, conversaciones o elementos que puedan precisar el grado de intervención o no de cada uno de los rugbiers imputados por el crimen.

Comentá y expresate