Los ocho rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell llegaron este jueves a la mañana al Juzgado de Garantías de esa ciudad balnearia, donde se desarrolló una audiencia oral clave para definir su situación procesal, a bordo de un micro custodiado por cuatro patrulleros del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

Al la puerta del juzgado, ubicado en el Boulevard Silvio Gesell y Paseo 130 donde además la policía montó un vallado y un operativo de seguridad, se acercaron algunos vecinos que recibieron a los imputados al grito de “asesinos” y “se van a pudrir adentro”.

El micro del SPB con los acusados partió a las 6.15 del penal de Dolores donde están detenidos y llegó a las 8.20 al juzgado.

La unidad de traslado ingresó a la sede judicial a través de un portón que fue cerrado para que las cámaras de TV y fotógrafos no pudieran captar la imagen de los acusados, tal como había solicitado en un escrito la defensa.

También se pudo observar que los padres de los ocho acusados llegaron al juzgado caminando y resguardados de la prensa y el público.

Los imputados que estuvieron frente al juez son Máximo Thomsen (20) y Ciro Pertossi (19), acusados de ser "coautores" del crimen, Luciano (18) y Lucas Pertossi (18), Enzo Comelli (19), Matías Benicelli (20), Blas Cinalli (18) y Ayrton Viollaz (20), considerados por la fiscal del caso como "participes necesarios".

Comentá y expresate