Ocurrió en Sudáfrica. Mhlengi Gwala se dirigía a entrenar como todos los días de su vida. Pero esta vez fue diferente. Un grupo de delincuentes lo acorraló en medio del camino y lo que parecía un asalto normal terminó en una pesadilla, según le contó a la BBC su compañero de entrenamiento, Sandile Shange.

"Él pensó que venían a robarle, entonces se detuvo y les dio su teléfono, pero ellos no querían el celular ni su reloj ni su bicicleta", explicó Shange."Ellos lo arrastraron hasta el borde de la carretera, hacia unos arbustos, y comenzaron a cortarle la pierna con una motosierra".

"Iban cortando hasta que llegaron al hueso, pero como la cadena no estaba muy afilada se atascó. Entonces la sacaron e intentaron en la otra pierna", dijo entre lágrimas Shange.

El ataque provocó terror en los atletas de Durban, que habitualmente salen a entrenarse por la madrugada cuando hay poca gente en las calles. Aún no hay explicación para la saña con la que se manejaron estos delincuentes.

En medio de la confusión los asaltantes huyeron del lugar, lo que aprovechó Gwala para pedir ayudar y ser trasladado al hospital, donde se encuentra estable.

Pese a la gravedad de las heridas, "los doctores dijeron que podrán salvar sus piernas y que podrá volver a caminar y correr", dijo Shange.

Comentá y expresate