Momentos de suma tensión se vivieron esta tarde tras el fallo que condenó a los integrantes de una patota neonazi. A la salida del Tribunal Oral Federal N° 1, ubicado en Luro y Santiago del Estero, se produjeron incidentes cuando los condenados eran trasladados por la Policía.

Los militantes arrojaron piedras contra el camión policial al que instantes antes habían subido Oleksandr Levchenko, Alan Olea, Gonzalo Paniagua, Nicolás Caputo y Giuliano Spagnolo para ser trasladados a la Unidad 28 del Servicio Penitenciario Federal en la Ciudad de Buenos Aires.

Cuando comenzaron a volar los piedrazos, la policía formó un cordón y hubo un disparo al aire para disuadir a los militantes. Adentro de la sala donde se desarrolló el juicio, también se vivieron escenas de máxima tensión. Hubo forcejeos entre los condenados y la Policía. Mailén Pampillón, hija del dirigente de ultraderecha Carlos Pampillón y novia de Olea, se retiró llorando.

"Fue una condena ejemplar, se hizo Justicia", repetían los militantes. El Tribunal condenó a 9 años de prisión a cuatro de los ocho acusados por los ataques neonazis.

Comentá y expresate