Al menos 32 personas han muerto y 53 han resultado heridas a consecuencia de un ataque suicida perpetrado este viernes en la mezquita chií de Bibi Fatima o Imán Bargah, una de las más importantes de la ciudad afgana de Kandahar, capital de la provincia homónima, en el sur del país.

La Misión de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA, por sus siglas en inglés) confirmó el atentado a través de su cuenta de Twitter y destacó el repudio de la ONU ante estos actos.

"El terrorismo continúa en Afganistán con al menos 30 muertos, decenas de heridos, en un ataque suicida en Kandahar mezquita chiita más grande en el momento de las oraciones del viernes. La ONU condena la última atrocidad dirigida contra una institución religiosa y sus fieles. Los responsables deben rendir cuentas", escribió la institución.

El portavoz del ministro del Interior, Sayed Khosti, señaló que las fuerzas especiales talibanas arribaron al área "para determinar la naturaleza del incidente y llevar a los perpetradores a la justicia"

Varios testigos informaron a agencias de noticias internacionales que se oyeron varias explosiones: algunas en las puertas exteriores y otras en el interior de la mezquita.

Según informaron los testigos, la oración del viernes que tenía lugar durante el ataque, suele congregar a unas 500 personas en el templo.

Este incidente tiene lugar una semana luego de que docenas de personas fueran asesinadas y más de 100 resultaran heridas en un ataque en una mezquita de la ciudad norteña de Kunduz. Ese incidente fue perpetrado por la rama de ISIS en la región del Khorasan (ISIS-K).

Estos incidentes debilitan la fuerza del gobierno talibán, que había manifestado que se iba a encargar especialmente de cuidar la seguridad del país.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate