Este miércoles se dio a conocer que Fernando Sabag Montiel y Brenda Uliarte eligieron no apelar el procesamiento que los clasifico como coautores de la tentativa de homicidio calificado hacia la vicepresidente de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner. Esto consiste en una estrategia por parte de las defensas para no discutir en la instancia actual las pruebas que ya los comprometen en el caso y que serían difícilmente reversibles en la Cámara Federal. El objetivo, entonces, es pasar lo más rápido a juicio oral en la causa del atentado.

Según trascendió, la decisión fue tomada de forma simultanea por los dos acusados. Mientras que Uliarte se reunió el pasado lunes con su abogado defensor oficial, Gustavo Kollman, para evaluar los pasos a seguir, Sabag Montiel se reunió con el defensor Juan Martín Hermida, quien le explicó el estado de la causa y las alternativas que tenía.

Así pues, queda firme la sentencia que dictó la jueza María Eugenia Capuchetti que considera a la pareja como coautores del delito de homicidio agravado por el empleo de armas de fuego, alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas, en grado de tentativa. Además, se los embargó por 100 millones cien de pesos y permanecen en prisión preventiva.

“Si bien fue Sabag Montiel quien utilizó el arma de fuego contra la víctima, lo cierto es que Uliarte también tuvo activa participación en la ejecución del hecho, en el cual estaba presente a escasos metros de lo ocurrido, brindando el apoyo logístico y moral para su realización”, consideró el fallo.

image.png
Brenda Uliarte luego de ser detenida por participar del atentado contra Cristina Kirchner.

Brenda Uliarte luego de ser detenida por participar del atentado contra Cristina Kirchner.

Por otro lado, se afirmó que, por “razones ajenas a su voluntad”, Sabag Montiel y Uliarte no pudieron ejecutar el plan para asesinar a Cristina Kirchner. Según la jueza, este plan habría comenzado al menos el 22 de abril, cuando Uliarte le contó a una amiga que se había comprado un arma y que sabía como usarla. “Voy con el fierro y le pego un tiro a Cristina… me dan los ovarios para hacerlo … el tema es cómo porque la vieja tiene seguridad”, había enviado por mensaje a Agustina Díaz, quien también se encuentra detenida.

De esta forma, cuando llegue el momento, el fiscal Carlos Rívolo solicitara la elevación a juicio oral. A pesar de esto, la hipótesis no es final, y todavía pueden agregarse nuevas evidencias que obliguen a llamarlos a indagatoria nuevamente. Esto no sería raro si se tiene en cuenta que se sigue procesando información de las distintas pericias que se realizaron para determinar la responsabilidad penal de los acusados.

Paralelamente, el fiscal y la jueza deben determinar qué rol le asignarán a Agustina Díaz, quien, como ya se ha dicho, fue detenida la semana pasada. Este miércoles ampliará su declaración indagatoria con el objetivo de mejorar su situación procesal. También debe elucidarse la situación con Nicolás Gabriel Carrizo, el presunto jefe de "los copitos" quien entregó su teléfono voluntariamente como testigo y encontraron mensajes que lo convirtieron en uno de los principales sospechosos. En ellos decía que había dado otra arma que había que descartar, que el plan debía concretarse la semana siguiente y que había que ir por “el líder de la Cámpora”.

Comentá y expresate