“Fijate enfrente, capaz que ves a la vieja”, sugiere uno de los delincuentes en apoyo logístico a su cómplice, en plena tarea para sorprender a una de las víctimas que tienen un común denominador: todas son adultos mayores. Salvo excepción, mujeres.

Embed

Once robos en total se atribuyen en principio a esta banda desarticulada por la DDI y una investigación judicial que además permitió dar con parte del botín que habían logrado. Incluía dinero en efectivo (dólares y pesos) y joyas.

La recopilación de material probatorio que abrió camino hacia los allanamientos y posteriores detenciones incluyen la intervención de líneas telefónicas que utilizaban los sospechosos, a quienes se los sorprendió en plena organización de sus últimos golpes.

Embed

“Que ella se quede enfrente y vos tocá”, recomienda uno de los ladrones a otro, que va en busca de sorprender a una mujer a la que engañarán con la excusa de hacerla salir de su departamento para una supuesta entrega de encomienda.

Por otra parte, habían desarrollado habilidad en otro ardid: hacerse de las llaves de la propiedad, para ingresar de manera directa y sin llamar la atención. “Del que tenemos la llave vive del otro lado, fíjate de tocar un par de timbres, el primero que esté abierto”, propone. “Fijate qué chamuyo le podés hacer”, insiste.

Embed

El golpe parece tener una idea previa pero capacidad de adaptación a la circunstancia: “Si queda la vieja sola, vamos a la vieja”, resuelve quien parece organizar el robo, tanto que tiene en cuenta detalles. “Hay que tocar la puerta y si no hay nadie reventar la puerta, si no hay cámaras”, le detalla a su cómplice.

En otro llamado, con dos mujeres en contacto y ya con datos de que algo mal anda en la banda, una de ellas se muestra preocupada y también llama la atención el accionar de uno de sus compañeros de delito: “A la misma vieja? Por que m…. volvió a la misma vieja?”, afirma, sorprendida. Del otro lado de la línea, ya con sospechas de una investigación policial cercana, intentan cuidado: “Igual mucho no podemos hablar por acá”, afirma mientras ya esa conversación se convertía en prueba para las capturas y allanamientos.

Comentá y expresate