Al menos 23 personas han fallecido debido a las lluvias torrenciales, inundaciones y fuertes vientos al paso del remanente del huracán Ida por el noreste de Estados Unidos, la mayoría en el estado de Nueva Jersey, según los últimos recuentos de las autoridades recogidos por los medios locales.

Catorce de los fallecidos han sido reportados en Nueva Jersey, de los cuales cinco estaban en un mismo complejo de apartamentos en la localidad de Elizabeth, y otras nueve víctimas se han registrado en Nueva York, sobre todo en los barrios de Queens y Brooklyn, incluido un niño de 2 años.

La gobernadora del estado de Nueva York, Kathy Hochul calificó a las tormentas como "dignas de los libros de récords" y "absolutamente impresionantes en escala".

Muchos especialistas y el Servicio Meteorológico Nacional (NWS, por sus siglas en inglés) aseguran que estas lluvias son las más intensas en más de 100 años.

Hasta ahora, los Estados de Nueva York, Nueva Jersey, Pennsylvania y Connecticut han declarado el estado de emergencia.

"Quiero expresar mi más sincero agradecimiento a todos los socorristas y a todos los que trabajaron durante la noche hasta bien entrada la mañana para salvar vidas y recuperar el poder", dijo el presidente, Joe Biden.

Al menos 100 personas han sido rescatadas de las inundaciones en Filadelfia mientras continúan los rescates acuáticos, dijo el jueves Adam Thiel, comisionado de Bomberos de Filadelfia y director de la Oficina de Manejo de Emergencias.

Hochul también aseguró que hubo "100 rescates en los condados de Westchester y Rockland".

El gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, publicó en su cuenta de Twitter su agradecimiento a la colaboración de Biden. "Le agradecí el increíble apoyo de su Administración durante esta tormenta y le informé que hoy solicitaré una Declaración de Desastre Mayor acelerada. Continuaremos trabajando con nuestros socios federales para satisfacer las necesidades de nuestra gente y empresas", escribió.

Murphy también publicó que se acercó a una de las zonas afectadas por un tornado y vio "el daño absolutamente devastador".

Embed
Embed

Los gobernadores de los estados afectados pidieron a los ciudadanos que se alejen de las carreteras, que están completamente inundadas, y que eviten trasladarse. Los servicios del metro y de algunos aeropuertos tuvieron que ser cancelados por las inundaciones.

El noreste de Estados Unidos sufre el fuerte impacto de las tormentas remanentes del huracán Ida a tan sólo dos semanas de resistir la tormenta Henri.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate