A partir de este jueves entra en vigencia el esquema de segmentación de tarifas para los usuarios de electricidad de acuerdo a sus niveles de ingresos. Hasta el momento, según estimaciones oficiales, son que 5,9 millones de hogares perderán los subsidios (se les quitará un 20% de estos subsidios a partir de septiembre) y en esta primera etapa tendrán un aumento promedio de $850 por factura.

Del total de los 14,9 millones de hogares de todo el país que reciben el servicio de energía eléctrica, 6,5 millones quedaron agrupados en el segmento de menores ingresos (Nivel 2) y no tendrán aumentos. Mientras que 2,5 millones quedaron en el segmento de ingresos medios (Nivel 3), mantendrán el subsidio y solo pagarán una tarifa más alta en el caso de superar el tope de consumo de 400 kwh mensual.

En tanto, los 5,9 millones de usuarios restantes agrupados en el Nivel 1, comenzarán a perder los subsidios en forma gradual en tres etapas: a partir de septiembre, noviembre y enero próximos.

En estos próximos días los entes reguladores oficializarán los cuadros tarifarios y las empresas comenzarán a recibir la lista de usuarios de los Niveles 2 y 3, al resto le comenzarán a facturar con los nuevos valores. En las facturas se verán reflejados los cambios a partir de octubre.

image.png

El impacto de las tarifas en los bolsillos de los usuarios

La estimación oficial es que los cuadros podrían estar vigentes la semana del 6 al 9 de septiembre para el AMBA y no habrá subas retroactivas a esa fecha. Las empresas distribuidoras hacen mediciones todos los días y el cierre de facturación de cada usuario es diferente. Por eso el impacto pleno de los nuevos precios se verá durante octubre. Hay distribuidoras que hacen cortes mensuales y otras de manera bimestral como es el caso de Edenor y Edesur.

Algunos ejemplos de aumentos calculados por fuentes oficiales para usuarios del AMBA (Edenor y Edesur). Un usuario de la categoría R1 (consumo de 100 kwh) pasará de $650 a $1.000 mensuales. Un usuario de la categoría R2 (con consumo de 151 kwh) pasará de $1.000 a $1.550. Y un usuario de la categoría R2 (con consumo de 250 kwh) pasará de $1.600 a $2.450 mensual. Este último grupo es el que incluye la mayor cantidad de clientes con un 28% del total.

Para los comercios el impacto del aumento, por la suba trimestral de los precios estacionales, será entre 26 y 38 por ciento en el AMBA. Como referencia, una pyme o un comercio con potencia contratada, es decir que cuenta con una cámara de frío como un supermercado, pasará de pagar 276.520 pesos a 381.404 pesos. En el Gobierno interpretan que la suba de tarifas no generará más inflación sino "menos, porque se van a ordenar las cuentas fiscales". Sin embargo, el ahorro fiscal previsto es de 47.500 millones de pesos.

image.png

Varios usuarios deberían recibir subsidios pero no se anotaron en el formulario

Desde el área de Energía saben de los 5,9 millones de usuarios que perderán los subsidios, hay una gran cantidad que no cumple con los requisitos de altos ingresos y que no se anotaron por otros motivos. Saldrán a buscar a esos hogares a través de un trabajo con los entes reguladores provinciales. En esta etapa los usuarios con tarifa social fueron incluidos en el Nivel 2 (de bajos ingresos) de forma automática pero se requerirá que más adelante completen también sus datos. Los listados de los entes provinciales de usuarios con tarifa social están actualizados y permitieron hacer el cruce.

Sin embargo, no se pueden incluir automáticamente a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH), ya que en la base de datos de Anses no figura cuál es el numero de suministro o medidor donde recibe el servicio de energía eléctrica, que no siempre coincide con el domicilio o el titular.

En un primer corte, solo el 30% de las personas inscriptas en el formulario coincidían con los datos de los padrones de los entes reguladores provinciales. Luego de una trabajo de análisis más detallado se llegó al 80% de coincidencia.

Pero aun queda un 20%. La Secretaría de Energía trabajará con nuevos cruces con el SINTyS (Sistema de Identificación Nacional Tributario y Social) y avanza en un convenio con la AFIP. En otra etapa, se buscará minimizar los errores de inclusión o exclusión y no descartan alguna sanción para los que hayan ingresado datos que no correspondan a sus ingresos reales.

El objetivo al que apuntan en el área de Energía es a poder hacer relevamientos automáticos en forma mensual para monitorear las variaciones en las condiciones de los inscriptos en el formulario. Por ejemplo, el piso de ingresos a partir del cual se pierden los subsidios es de 3,5 canastas básicas del Indec que hoy ronda los $390.000. Pero ese monto varía todos los meses y los ingresos de los hogares pueden no acompañar esas mismas subas mensuales y quedar por debajo del límite.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate