La preocupación por la variante Delta del virus continúa en crecimiento en todo el mundo y ahora ataca a uno de los países que más herméticos se han mantenido durante la pandemia.

La primer ministra del estado de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian, había anunciado que se esperaba un aumento de contagios en Sydney y sus alrededores y dijo que “sorprendería que fueran menos de 100 casos”.

De hecho, así fue y por segundo día consecutivo Australia alcanzó récord de casos en 24 horas. Fueron 122 registrados este lunes 12 de julio; la mayoría en el suroeste de Sydney.

Con respecto a la vacunación se generaron polémicas en las últimas horas a causa de una publicidad del gobierno australiano que insta a la población a vacunarse. Diversos sectores criticaron la campaña por “generar miedo y ansiedad”.

En la publicidad se ve a una joven hospitalizada con serias dificultades para respirar y luego aparece la leyenda “El covid puede afectar a cualquiera. Quedate en casa. Hacete un test. Agendá tu vacunación”.

A pesar del confinamiento decretado el pasado 26 de junio y previsto durante varias semanas más, el nuevo brote de la variante Delta de coronavirus enciende las alarmas. A esto se le suma el lento proceso de vacunación que atraviesa Australia: menos del 10% de la población está vacunado con la pauta completa.

Una de las principales críticas al anuncio publicitario transmitido por televisión es que muestra a una persona joven padeciendo las consecuencias del virus e instan precisamente a la población joven a vacunarse mientras que hay serias dificultades en la campaña para que las personas menores de 40 años accedan a la vacuna de Pfizer.

A pesar de que en Australia se está produciendo y aplicando la vacuna de AstraZeneca, está dirigida a los mayores de 60 años.

El total de contagios en la pandemia en Australia es de 31.000 y el saldo de fallecidos es de 911.

Comentá y expresate